Nacional, Política

10.5.13
  • Permalink
  • Artículo con foto
  • Discusión
  • Feed RSS de la discusión
  • Imprimir
Marta Montaner.
Marta Montaner.

Como sangre de toro

La diputada Martha Montaner habla de su experiencia en la Secretaría General y la interna colorada.

Es una de las pocas mujeres en el Parlamento y la primera en ejercer la Secretaría General de Partido Colorado (PC), un cargo rotativo al que renunció este lunes. Pertenece a una familia de terratenientes de Tacuarembó y su padre fue ministro de Ganadería en el gobierno de Jorge Pacheco Areco. Se muestra como una persona serena y firme en sus convicciones y está segura de que lo mejor del PC en el siglo XXI todavía está por llegar.

-Fue diputada por el Foro Batllista, ¿cuál es la principal diferencia de éste con Vamos Uruguay (VU)?

-Es obvio que fueron épocas distintas. En VU, Pedro [Bordaberry] tiene un liderazgo firme pero laxo. Pueden emerger distintas opiniones y hay libertad de acción, dentro de lo que significa un sistema para que funcione una directiva política. En el Foro Batllista veíamos ya un liderazgo de [Julio María] Sanguinetti más fuerte y había asimilada una actitud de disciplina partidaria intrínseca. Ahora hay una apertura que está buena, hay un disenso consensuado para que el sector funcione.

-En la próxima Convención Departamental se decidirá si el PC se junta con el Partido Nacional (PN) para las departamentales en Montevideo. Eso necesitará la aprobación de 400 convencionales. ¿Es pan comido o va a ser complicado?

-Hay una mayoría de consenso de que sí, porque la gente lo está pidiendo y el partido lo está reflejando en lo que va a votar. Tenemos que esperar a la convención, pero creo que va a haber un apoyo.

-¿Qué sucedería si en las próximas elecciones presidenciales el PC sale tercero lejos otra vez?

-No creo que eso suceda, planteárselo no es realista.

-¿Qué recuerda de las interpelaciones que le hizo Wilson Ferreira a su padre cuando éste era ministro de Ganadería de Pacheco?

-Que mi padre se retiraba a estudiar y había un clima de respeto y de silencio para no molestarlo, ya que estudiaba muchísimo. Y que felizmente nunca lo pudo censurar. Había orgullo cuando llegaba a casa.

-¿Tabaré o Mujica?

-Son dos modelos diferentes, pero me quedo con Tabaré porque es un hombre que tiene la institucionalidad más definida. Nos representa como presidente y figura institucional de una manera con la que me siento más afín.

-Es odontóloga, ¿a qué diputado le recomendaría una buena limpieza bucal?

-A nadie me atrevería a decirle eso.

-¿Alguna vez le rompieron el corazón?

-Muchas veces.

-¿Recuerda alguna en especial?

-Sobre todo cuando nos fallan los que están más cerca.

-Complete las siguientes frases. El mejor consejo sobre política que me dieron en mi vida fue…

-… que se debe poder limpiar el barro sin ensuciarnos.

-Cuando me pongo nerviosa…

-… trato de no tomar una decisión

-En el Frente Amplio (FA), como en todos lados, hay buenas personas, pero...

-... hay muy buenas personas y muy buenos amigos. En el momento de debatir, debatimos con ética, hay otros que no tienen ética, como en todos los partidos.

-¿A cuánto está el salario mínimo en Uruguay?

-El salario mínimo… y bueno, estamos peleando para que llegue a los 10.000.

-¿Pero recuerda a cuánto está?

-¿5.000 y algo? (en realidad está a 7.920 pesos).

-La principal crítica a la coalición blanquicolorada son las motivaciones. En el FA afirman que la unión se dio por ideales comunes y que ustedes sólo intentan acceder al gobierno. ¿Usted qué dice?

-Que no, que es para el cambio. La gente quiere cambiar la forma del gobierno departamental para Montevideo, quiere buscar otra ciudad, otro modelo, otra gestión.

-¿Hay dos grandes bloques ideológicos en el país, por un lado los partidos tradicionales y por otro el FA?

-No me identifico para nada con el PN como familia ideológica. El PC y el PN son muy diferentes y obviamente que tenemos diferencias con el FA y que el FA en sí, en su interna, tiene diferencias ideológicas.

Sobre ellos

Fernando Amado: Un joven que tiene un estilo; hay que respetarlo. Disiente con algunas cosas del partido y lo respetamos.

Julio María Sanguinetti: Un hombre con una intelectualidad que realmente es un orgullo para los uruguayos.

Jorge Pacheco Areco: Se lo juzgó mal; nunca gobernó fuera de la ley.

Juan María Bordaberry: Un hombre que realmente se equivocó en el momento en que debía retirarse.

Jorge Batlle: Una persona con una capacidad extraordinaria pero que le tocaron tiempos difíciles para gobernar.

-Más allá de las diferencias históricas, ¿qué dos cosas podríamos decir que son totalmente diferentes entre blancos y colorados?

-Con todo respeto, el PN miró mucho más a la historia. El PC me parece que enfrenta el presente, tiene una visión sobre el porvenir. Al PN lo respeto mucho, vengo por la rama materna de un partido donde Wilson Ferreira se quedaba en la casa de ellos. El PC es la expresión de la protección a la clase obrera y ha tenido la capacidad de agiornarse. Al PN lo veo un poco más contracturado.

-¿Le gusta Jorge Gandini para intendente?

-Me parece muy responsable, es una buena figura.

-¿Piensa en candidatearse alguna vez más a la intendencia de Tacuarembó?

-Por ahora no lo tengo pensado. Pero nunca se puede decir qué es lo que nos va a pedir el partido o la gente.

-¿Qué tres cosas atacaría primero si fuera la intendenta de Tacuarembó?

-Lo primero sería tener mayor diálogo con los partidos de la oposición. Hoy la intendencia de Tacuarembó al PC no la llama, ni siquiera para preguntarle sobre temas que tienen que ver con votaciones en el Parlamento y en las juntas departamentales. Segundo, la forma de administración, la gestión sería más batllista. Tacuarembó es uno de los únicos que no tienen transporte urbano para los más necesitados. Me parece una prioridad. En tercer lugar, haría una cuota inclusiva, participativa y descentralizada.

-¿Qué piensa sobre las denuncias de Jorge Lanata sobre el ex presidente Néstor Kirchner y el lavado de dinero en Uruguay?

-El fiscal de crimen organizado está dando lugar a las denuncias para que se investiguen. Es lo que puedo pensar, porque es un programa periodístico frente a la reacción de la Justicia. No puedo decir más.

-¿Hay algún libro que haya leído en más de una ocasión?

-Obvio, leo mucho. Me gusta Susana Cabrera, una escritora maravillosa. Hay un libro, Las esclavas del rincón, que lo leo porque reitera parte de nuestra historia que es bellísima.

-Coincidió con Mujica en la Cámara de Diputados. ¿Qué cambios notó entre el Mujica diputado y el Mujica presidente?

-En esencia sigue siendo lo mismo, con el Pepe tengo muy buena relación y la tuve cuando él era diputado. Obviamente que hoy cuando lo veo vestido de lentes negros y camisita cuello Mao me da gracia, porque lo veía llegar en la moto con Lucía con sus sacos de lana, y, bueno, cambió en la presentación. Lo que no vi en Mujica diputado fue la ambivalencia que le veo hoy como presidente, eso de "como te digo una cosa, te digo la otra".

-¿Cuál fue su principal logro como secretaria del PC?

-La descentralización del partido, tal vez por ser una persona del interior: que el Comité Ejecutivo Nacional seleccionara una vez al mes un departamento para sesionar. En definitiva, que las autoridades fueran al encuentro del pueblo de a pie.

-En sus años de legisladora, ¿qué proyecto recuerda con más cariño?

-La adjudicación de viviendas para víctimas de violencia doméstica. Las mujeres pobres que no pueden irse de la casa porque no tienen techo. A ese proyecto le tengo mucho cariño, porque realmente es una necesidad.

-¿En qué quedó eso?

-Está en la Comisión de Vivienda.

-¿Qué peso tiene en la gente que el líder máximo del PC sea hijo de un político golpista condenado por la Justicia por crímenes de lesa humanidad?

-El mismo peso que podría tener el presidente de hoy, que tuvo una acción violenta y terrorista. Creo que si no olvidamos el pasado no construimos el porvenir.

-¿Debería haber más militares y civiles colaboradores presos por su accionar en la dictadura?

-Sinceramente, no he seguido los procesos judiciales como para responder una pregunta tan delicada.

-¿Pero le parece, como a Mujica, que el tema de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura se va a terminar cuando estén todos muertos?

-Creo que se ha actuado bastante en esa línea de tratar de investigar. Si bien todos los familiares de los desaparecidos tienen ese derecho sagrado de saber dónde están, tenemos que tratar de empezar a mirar hacia adelante, sin olvidar el pasado, porque si no otra vez volvemos a reiterar los errores.

-¿Cuál fue su decisión más jugada como secretaria general del partido?

-Proponer a todos los hombres la ampliación de la cuota de género por un período más.

-¿Y qué le dijeron?

-En su mayoría, que sí.

-¿Hay campos en su familia todavía?

-Sí.

-¿Cómo le ha ido con el agro en los últimos años?

-Tradicionalmente vengo ya por la tercera generación que trabaja en el campo de mi familia; hemos tenido muy malos tiempos y hemos tenido mejores períodos, como estos últimos, porque la materia prima que exportamos encontró buenos mercados y tiene buenos precios.

-¿Hubiera pagado el ICIR (Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales) por el tema de las 2.000 hectáreas?

-Es inconstitucional.

-Pero llegado el caso… ¿hubiera quedado en esa franja de más de 2.000 hectáreas?

-Sí.

-¿Es posible un Parlamento unicameral en Uruguay?

-Me da más garantía el bicameral.

-¿Por qué?

-Porque en ese proceso de que tenga burocracia se pueden arreglar las cosas y se pueden rever. No me dan tranquilidad las mayorías parlamentarias; hemos visto cuántas confusiones y en cuántos errores se ha caído. Si lo reducimos a un solo ámbito de debate creo que también tendríamos problemas, sea el gobierno que sea.

-¿Qué ministro no le molestaría que renuncie mañana?

-[Eduardo] Bonomi.

-¿Y qué otro ministro le gusta?

-Me gustó [Héctor] Lescano.

-¿Cree que ha decaído el nivel de los diputados?

-Sí.

-¿Por qué?

-Hay menos preparación a nivel académico y en la parte legislativa.

-¿Se considera liberal, moderna o chapada a la antigua?

-Traigo las pautas culturales de mi generación, pero soy liberal; me siento renacer cada día siendo liberal.