Ir al contenido

Internacional | Jueves 25 • Febrero • 2016

En la arena

El Partido Justicialista tuvo ayer su Congreso Nacional, en el que se hizo evidente su división.

El Congreso Nacional de ayer fue el primer encuentro masivo del Partido Justicialista (PJ) después de la derrota electoral y la posterior ruptura en su bancada en la Cámara de Diputados. La división no estuvo presente en los discursos a los medios, pero se dejó ver en las intervenciones de los dirigentes, que no lograron acordar una posición común acerca de la propuesta del gobierno de pagarles a los fondos buitres.

El 8 de mayo el PJ elegirá a su presidente, que, según sus estatutos, debe ser votado en forma directa por sus afiliados, aunque este mecanismo no suele utilizarse. En la reunión de ayer se puso sobre la mesa la posibilidad de reformar los estatutos del partido y presentar una lista única para evitar, una vez más, las elecciones.

Esta posibilidad es negociada entre varios sectores del PJ que proponen que la lista incluya como nuevo presidente del partido al ex gobernador de San Juan José Luis Gioja, que reúne el apoyo del kirchnerismo y de sectores “disidentes”.

Actualmente en el PJ conviven dos visiones distintas sobre la actitud que se debe tomar en la oposición después de haber estado 12 años en el poder. El kirchnerismo y otros sectores consideran que se debe ejercer una oposición férrea que marque en cada paso las críticas a la gestión del presidente Mauricio Macri. Detrás de la otra postura, la que aboga por una crítica menos dura e incluso un acercamiento al gobierno en algunos aspectos, se unen tanto integrantes del peronismo más tradicional, que durante los gobiernos de Cristina Fernández marcaron distancias con el kirchnerismo, como algunos dirigentes que integraron la administración pasada. Estas diferencias sobre el papel del PJ en la oposición llevaron a que unos 15 diputados decidieran integrar una nueva bancada, que denominaron Bloque Justicialista.

La propuesta de reformar los estatutos del PJ fue debatida ayer, pero generó muchas resistencias, por lo que se decidió postergar su votación para otro congreso. Según informaron medios argentinos, esto no implica el fin de las negociaciones para la presentación de una lista única a las elecciones del 8 de mayo.

Mientras los dirigentes nacionales del PJ hablaban ante las cámaras pidiendo la unidad del partido, dentro del Congreso Nacional las diferencias quedaron en evidencia cuando aterrizó la noticia de que el gobierno alcanzó un principio de acuerdo con el fondo buitre NML, uno de los más reacios a aceptar la propuesta que había presentado el Ejecutivo para pagar 75% de la deuda.

Esta noticia acerca todavía más un momento que será crucial para el PJ: cuando el oficialismo someta a votación en el Congreso la derogación de dos leyes del gobierno de Fernández que avalaban el no pago de la deuda a los fondos buitres. Mientras que el kirchnerismo es totalmente contrario a derogar esas normas, otros dirigentes del PJ están a favor acompañar al gobierno.

Dirigentes de La Cámpora tenían previsto de antemano plantear este tema. Ayer propusieron que el Congreso Nacional del PJ mandate a los diputados y senadores que fueron electos por la sigla Frente para la Victoria-PJ a oponerse a estas derogaciones en el Parlamento. La iniciativa fue rechazada por varios dirigentes y no se votó en el congreso. Entre quienes se opusieron estuvo el líder de la bancada del PJ en el Senado, Miguel Pichetto, que dijo: “Éste es el momento del debate, se acabaron los documentos que venían de arriba con las instrucciones de lo que teníamos que hacer”, dijo, en una aparente referencia a Fernández.

Etiquetas