Ir al contenido

Internacional | Jueves 18 • Febrero • 2016

Menos competencia

Peligra en Perú la candidatura a la presidencia del único dirigente que podría ganarle a Keiko Fujimori.

El Jurado Nacional de Elecciones (JNE) de Perú ratificó el martes un fallo que rechaza la inscripción del partido Todos por el Perú del candidato presidencial Julio Guzmán, que aparece segundo en las encuestas de intención de voto, por supuestos incumplimientos de los propios estatutos partidarios.

EN DICIEMBRE, días antes de que venciera el plazo para presentar las listas electorales, el partido Todos por el Perú solicitó a la dirección nacional del Registro de Organizaciones Políticas (ROP) introducir cambios en su estatuto, su símbolo, su Comité Ejecutivo Nacional y su Tribunal Nacional Electoral. En enero, después de analizar la documentación, el ROP declaró improcedentes los pedidos del partido por “vicios” relativos al quórum y la convocatoria de la asamblea en la que se aprobó el estatuto. Según explicó el organismo, el partido convocó a personas que no pertenecían a la formación política para elegir al candidato presidencial durante su asamblea nacional.

El partido de Guzmán apeló la decisión ante el JNE, que el martes terminó apoyando lo resuelto por el ROP. “Qué extraño que todos los candidatos se alineen al decir que mi candidatura no debe continuar justo cuando sale una encuesta que dice que el único que puede vencer al fujimorismo es Todos por el Perú”, dijo Guzmán mientras acampaba afuera de la sede del JNE a la espera del fallo. Hacía referencia a la última encuesta, realizada por la empresa Datum, que lo ubica segundo, con 17% de intención de voto, detrás de Keiko Fujimori, del partido Fuerza Popular, que tiene 35% de respaldo. El mismo sondeo muestra un empate técnico en una eventual segunda vuelta entre Fujimori y Guzmán al reunir 42% y 41% de las preferencias, respectivamente, con 17% de votantes indecisos.

Tras el fallo del JNE, la candidatura de Guzmán está en manos del Jurado Electoral Especial de Lima, encargado de admitir a los candidatos. Si este organismo refuta la inscripción de la candidatura presidencial, Guzmán todavía puede apelar ante el Pleno del JNE, que tiene la última palabra. En una conferencia de prensa que brindó el martes, Guzmán adelantó que apelará la decisión de este jurado y si es necesario recurrirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Además confirmó que, junto con su partido, convocará “una marcha nacional de defensa de la democracia, donde todos los peruanos van a poder ejercer su derecho constitucional sobre lo que está pasando”. Afirmó: “Nosotros vamos a continuar en la campaña, con los procesos legales que tenemos a disposición para apelar y con manifestaciones pacíficas”.

Por otra parte, acusó al fujimorismo de pretender “bajar” su candidatura y criticó la actuación del JNE, ya que, en su opinión, al menos dos partidos no cumplieron con sus estatutos. “No se está midiendo con la misma vara, hay leyes para unos y leyes para otros”, dijo el candidato, y opinó que “esto lo único que beneficia es a un statu quo vinculado con la corrupción”.

Guzmán ganó popularidad rápidamente desde diciembre, cuando figuraba en las encuestas con apenas 1% de apoyo. Si en abril ninguno de los candidatos obtiene más de 50% de los votos, la presidencia de Perú se definirá entre los dos más votados, en un balotaje previsto para el 5 de junio.


Etiquetas