Ir al contenido

Humor | Jueves 25 • Febrero • 2016

EL FARO del Final del Mundo

Polémica por nombres de las tribunas del estadio de Peñarol; están todos los dirigentes importantes menos Paco Casal

Algunos integrantes de la directiva mirasol consideran que el contratista lleva más tiempo gobernando a Peñarol que cualquier otro.

Frank Henderson, José Pedro Damiani, Washington Cataldi y Gastón Güelfi son los nombres de las cuatro tribunas del estadio de Peñarol, que se inaugurará el 27 de marzo. Según la directiva actual, se trata de los cuatro dirigentes más importantes de la historia del club. “Algunas personas sugirieron ponerles nombres de jugadores a las tribunas, pero nosotros quisimos honrar la rica tradición del fútbol uruguayo de darles todo el protagonismo a los que nunca pisan una cancha y ningunear a los jugadores y directores técnicos”, aseguró Juan Pedro Damiani, presidente mirasol. Pero la principal polémica no tuvo que ver tanto con los nombres sino con las tribunas asignadas a cada uno de ellos. Familiares de Washington Cataldi, quien fue presidente en dos ocasiones, se quejaron porque la tribuna que lleva su nombre ocupa el lugar equivalente a la tribuna Ámsterdam del Centenario: “Es la primera que la hinchada va a destruir por completo. No queremos que la imagen de alguien que dio tanto por Peñarol sea homenajeado con un pedazo de cemento sin asientos, carteles ni artefactos de baño, más parecido al Comcar que a una tribuna de un estadio”, aseguró un familiar de Cataldi.

Si bien nadie criticó la elección de un nombre en concreto, varios hinchas y dirigentes se quejaron porque “Paco Casal, el dirigente más importante de la historia del club, no tiene su tribuna propia”. Un integrante de la Comisión Directiva aseguró: “Nadie más gobernó Peñarol durante tanto tiempo”. Otro dirigente coincidió en que Casal, “sin lugar a dudas, merece una tribuna, o quizás dos”, aunque recordó que “los cuatro dirigentes que tienen sus tribunas ya no son presidentes, y de hecho están muertos, mientras que Paco Casal no sólo está vivo, sino que hasta el día de hoy sigue dirigiendo el club. Mejor esperamos a que se muera y le ponemos su nombre al estadio cuando se caiga la farsa del Campeón del Siglo.