Ir al contenido

Nacional | Miércoles 30 • Marzo • 2016

Atento

Gobierno “sigue de cerca” investigaciones por robo en el GIAF.

Mientras en la órbita del Ministerio del Interior continúan las investigaciones y las entrevistas con actores involucrados, ayer surgieron nuevas expresiones políticas respecto del robo de materiales en el laboratorio del Grupo de Investigación en Antropología Forense (GIAF).

El prosecretario de Presidencia de la República, Juan Andrés Roballo, le transmitió al decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FHCE), Álvaro Rico, que el presidente Tabaré Vázquez “sigue de cerca” la situación que tomó estado público ayer. En declaraciones a El Observador, el titular del centro universitario comentó que Roballo lo llamó para “solidarizarse” con los integrantes del GIAF y para transmitirle un saludo de Vázquez.

Por su parte, la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo (INDDHH) emitió un comunicado para expresar su “total solidaridad y apoyo” con el equipo del GIAF y con las autoridades de la FHCE. El organismo está a la espera de las investigaciones policiales, con la confianza de que eso servirá para la “pronta identificación de las personas responsables de dichos hechos y su puesta a disposición de la Justicia”. “De acuerdo a la información hecha pública en las últimas horas, es evidente que existe una clara intencionalidad de los autores de este atentado dirigida a entorpecer los trabajos que desde hace varios años se llevan adelante en el país para erradicar la impunidad de los crímenes cometidos durante el terrorismo de Estado”, señala el comunicado de la INDDHH.

Según el consejo directivo de la institución, el esclarecimiento de estos hechos “resulta fundamental para el funcionamiento del sistema democrático y el Estado de Derecho”. En tanto, el director de la Secretaría de Derechos Humanos, Javier Miranda, dijo en una conferencia de prensa que es “preocupante” que en una institución pública “sucedan estas cosas” y opinó que las supuestas amenazas contra los integrantes del GIAF no son más que “bravuconadas”.

Etiquetas