Ir al contenido

Nacional | Miércoles 02 • Marzo • 2016

Jornada de bienvenida para los alumnos de primer año, ayer, en el liceo número 1 de Solymar. Foto: Sandro Pereyra

Dos libritos

Fenapes considera que clases en liceos no comenzaron con normalidad; autoridades “sorprendidas” con planteo.

Las autoridades de la educación evaluaron “muy positivamente” el inicio de clases ayer en los liceos: el integrante del Consejo de Educación Secundaria (CES) Javier Landoni dijo a la diaria que se trabajó en propuestas “innovadoras” y que “hay bastantes menos horas libres que otros años”. Sin embargo, la visión de la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes) es otra. El gremio convocó a una conferencia de prensa en la que el secretario general, José Olivera, y la presidenta, Virginia García Montecoral, señalaron que, pese al discurso de las autoridades, “armado desde la normalidad” y “con mucho marketing”, padres, estudiantes y trabajadores ven que eso “no es real”.

Los profesores hablaron de “improvisación” del CES y en particular se quejaron de “dificultades” de horarios debidas a la medida de sólo tener clases de lunes a viernes, “que está llevando a que muchos centros educativos tengan turnos de mucha extensión”, algo que, según Fenapes, “va a afectar negativamente a los estudiantes”. Además, se quejaron de que las clases hayan comenzado el 1º de marzo, cuando habitualmente se inician la segunda semana de marzo. Según los dirigentes, la fecha coincide con el día en que comienza el nuevo contrato laboral para el año lectivo, que va hasta el 28 de febrero del año próximo, y eso genera que a partir de ayer se produzca “un número importante de descargas de horas de docencia directa” y de cargos de dirección y adscripción. Según Fenapes, como consecuencia de esta situación, “en varias instituciones educativas los alumnos se encuentran con que no tienen a todos sus docentes”, o con “cambios de equipos de dirección o falta de adscriptos”. García Montecoral también se quejó de que no se haya consultado a la sociedad sobre si quería que las clases empezaran el 1º de marzo, y dijo que, entre otras cosas, en esa fecha “nadie cobró”.

García Montecoral dijo que hay diferencias en cómo el gremio y las autoridades conciben el “fin de los centros educativos” y dio a entender que estas últimas los entienden como “una guardería con mejoras”, mientras que para el gremio los liceos deben “transmitir a nuestros jóvenes y niños el conocimiento heredado civilizatoriamente”.

Cosa seria

Para Olivera, “tal cual está planteado el inicio de cursos, no está centrado en mejorar los aprendizajes de los alumnos”, porque se transforma a las instituciones educativas y a los docentes “en una especie de payasos que tenemos que ponernos nariz roja y divertir a los muchachos en esas horas”. Además, criticó los primeros 15 días de clase de introducción a la vida liceal para los estudiantes de primero, se quejó de que en ese período los profesores van a “entretener” a los jóvenes y dijo que “ése es el concepto que maneja hoy el CES”. Para el dirigente, las autoridades quieren únicamente “cumplir con las estadísticas” y con “ciertos estándares internacionales”.

Consultado acerca de las modalidades de tiempo completo y tiempo extendido que implementará este año el CES, Olivera consideró que en la realidad actual este tipo de experiencias “no tiene las condiciones para desarrollarse” y que “más tiempo reloj para más de lo mismo sería un contrasentido que genera un efecto negativo”. “Hoy nadie puede asegurar a primera vista que alguna de las acciones que se están tomando va a repercutir positivamente en el mejoramiento de los aprendizajes”, opinó.

Según García Montecoral, este tipo de planteos se resolvían en los primeros diez o 15 días de marzo, previo al inicio de cursos, pero ahora habrá que resolverlos “con un montón de chicos metidos adentro de una institución, en muchos casos libres, sin tener qué hacer”, lo que “genera un clima de hastío”.

Fenapes le hizo todas estas puntualizaciones al CES en una bipartita que se realizó ayer. El gremio también denunció que desde la inspección de Inglés se les pidió a los profesores que les transmitieran a los estudiantes que obligatoriamente deben comprar un libro que cuesta unos 1.000 pesos, “provisto por una multinacional que hace negocio lucrativo con la educación”. Para Olivera eso implica “una violación a la gratuidad de la educación”.

Sorpresa

Landoni se mostró sorprendido con los planteos y con el momento en que se hacen porque, según dijo, Fenapes los podría haber realizado en alguna instancia previa al comienzo de cursos. Por ejemplo, dijo que tanto la forma en que se desarrolló la elección de horas como la propuesta de los 15 días de introducción a la vida liceal con énfasis en lengua y matemática fueron acordadas con el gremio durante la discusión presupuestal. Agregó que no hay motivos para que con la asunción de las horas del año lectivo 2016 queden horas vacantes, ya que son la misma cantidad de horas y la misma cantidad de grupos. Dijo que, si bien ello puede generar cambios en los equipos docentes y de dirección, siempre hay cambios y por eso el CES impulsa que la elección de horas sea por más de un año.

Landoni señaló que las clases comenzaron sólo con 2% de las horas sin asignar y que la elección comenzó en octubre, con el acuerdo de Fenapes. De todas formas, señaló que “eso no quiere decir que no haya horas libres porque los docentes son los mismos” y que “se necesita más gente que estudie profesorado”.

Etiquetas