Ir al contenido

Nacional | Lunes 07 • Marzo • 2016

El hombre con sus jaulas

En la madrugada del viernes, a las 5.15, dos personas cortaron la cerca eléctrica que protege el zoológico de Villa Dolores por la calle Líber Arce. Se llevaron a los dos únicos canguros del país (al menos registrados), clasificados como ualabíes (de altura entre medio metro y uno, más chicos que el canguro común) y provenientes de Australia, que llegaron a Uruguay en 2008. Son un macho y una hembra de diez años de edad y se trata de una especie con un promedio de vida de entre 12 y 15 años.

La Policía ubicó a uno de ellos de tarde y al otro de noche, en Malvín Norte, según informó la Intendencia de Montevideo (IM), de la que depende el zoológico. La hipótesis principal es que iban a parar a la feria de Larravide, según dijo a la diaria Juan Canessa, director de Artes y Ciencias de la IM. No se sabe a cuánto se podrían vender, porque no hay antecedentes de canguros en el mercado negro local. “Hay un tráfico importante, sobre todo de aves y de monos. Dos por tres, recibimos animales exóticos que derivan de la Justicia”, cuenta Canessa. Algunos aparecen en la feria de Tristán Narvaja y otros están destinados al tráfico internacional.

La IM ya reforzó la seguridad del área cercana a la jaula, y espera el parte policial definitivo para iniciar una investigación interna y poder definir si el personal del zoológico estuvo involucrado en el hecho. Además de la pena por robo para los culpables, corresponde aplicar una sanción que, según la Ley de Presupuesto 2015-2019, puede llegar a las 10.000 unidades reajustables (8.955.400 pesos).

El zoológico, con una extensión de siete hectáreas, está cerrado al público y en reformas desde diciembre de 2014. El proyecto se enlenteció por falta de presupuesto, al no aprobarse en su totalidad los montos previstos originalmente para el Fondo Capital. Canessa dijo a la diaria que si se obtienen los fondos este año, los 400 animales del zoológico tomarán distintos caminos: Villa Dolores abrirá las puertas y se dedicará a la conservación de fauna autóctona y regional, mientras que los animales exóticos se trasladarán al Parque Lecocq. Por ahora, comunicó la IM, los canguros quedaron bajo observación “debido al estrés que sufrieron”.

Etiquetas