Ir al contenido

Humor | Viernes 11 • Marzo • 2016

EL FARO del Final del Mundo

Empresa multinacional realizará perforaciones para determinar cuánto falta para que el Frente Amplio toque fondo

En el oficialismo confían en que los resultados sean auspiciosos y dentro de poco “termine esta caída libre infernal que nos impide bajar las cortinas definitivamente”

El lunes, luego de participar en el Consejo de Ministros de la ciudad de Rivera, el vicepresidente Raúl Sendic aseguró que la polémica por el título de licenciado que se atribuyó y en realidad no tiene “es un tema cerrado”. A pesar de eso, la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, y el senador José Mujica se refirieron al tema. El senador Marcos Otheguy, de la lista 711, le restó trascendencia a la situación: “No lo veo como un asunto grave; la capacidad de liderazgo de Raúl [Sendic] no es su fuerte, lo suyo va por el lado del apellido, la facha y la inversión en marketing”, dijo. Muñoz fue entrevistada en Radio Montecarlo y calificó la polémica de “tema menor”. “No olvidemos que todo esto está relacionado con la educación, un asunto completamente insignificante para la sociedad”.

Pero a pesar de los intentos del Frente Amplio por ponerle un punto final al tema, en la interna partidaria preocupan las repercusiones del apoyo brindado a Sendic, que cayó muy mal en varios sectores de votantes de izquierda. “Las cosas no nos están saliendo bien en esta gestión. Todo este asunto de Sendic, sumado a los delirios de Eleuterio Fernández Huidobro sobre las armas y la declaración de esencialidad de la educación, nos hace concluir que el principal objetivo de la izquierda es que termine esta caída libre infernal que nos impide bajar las cortinas definitivamente y decir ‘chau, Frente Amplio’”. Es por esto que la Mesa Política del partido decidió contratar los servicios de una empresa dedicada a la perforación de suelos, con el objetivo de obtener información. “Queremos saber cuánto falta para que el Frente toque fondo, así vamos haciendo nuestros planes. Algunos dirigentes aseguraron que se van a quedar, así pueden mantener sus cargos en el gobierno, otros se van a ir a probar suerte en otros partidos, y, finalmente, hay varios que quieren retomar las profesiones que abandonaron para dedicarse a la política; eso, en el caso de los que alguna vez trabajaron, obviamente, que no hay muchos”, aseguró un integrante del órgano de conducción frenteamplista.