Ir al contenido

Cultura | Jueves 10 • Marzo • 2016

Jazz del siglo XXI

Más de un aficionado a la música tenía ante sí un problema que fue resuelto por la postergación para mañana del homenaje a Alfredo Zitarrosa en el estadio Centenario. Ese espectáculo iba a realizarse en la noche de hoy, y asistir a él implicaba perderse otro de gran interés. a las 21.00 en el teatro Solís: la primera visita a Uruguay del grupo estadounidense Snarky Puppy.

Se trata de una big band en todo el sentido de la expresión, ya que incluye a tres docenas de instrumentistas, aunque en la gira que los trae a Montevideo participan sólo 12 de ellos. El rango de la música que interpretan es muy amplio, y si bien se los puede considerar básicamente una agrupación de jazz, los propósitos que los definen incluyen el de ser capaces de desempeñarse como acompañantes de solistas con muy diversos estilos, para contribuir al sustento económico del colectivo.

Con un nivel muy alto de solvencia individual y cualidades casi telepáticas para tocar e improvisar juntos, se han adaptado sin el menor problema a una vasta gama de géneros que incluyen desde el rap de Snoop Dogg hasta el pop de Justin Timberlake, y eso incide en que su propia música incorpore elementos de funk, rhythm and blues, soul, electrónica, rock y eso tan difícil de definir que se etiqueta como world music, en una mezcla innovadora.

El papel de las guitarras eléctricas en varias composiciones es inusualmente central para un grupo con estas características, y eso tiene que ver con que la guitarra es uno de los instrumentos ejecutados por el líder del grupo, Michael League, de 31 años, que también es bajista, compositor y arreglador.

Son gente dedicada con intensidad a la educación musical, tanto en zonas con problemas sociales de su país como mediante clínicas y talleres durante sus frecuentes giras internacionales, que ocupan gran parte de la agenda de la banda. De todos modos, han tenido tiempo para grabar 11 discos desde que se formaron en 2004, y varios de esos trabajos les han valido importantes distinciones, como un Grammy a mejor banda de rhythm and blues en 2013 y una nominación al mismo premio dos años después en la categoría de mejor disco instrumental. También en 2015 la revista Downbeat los señaló como el mejor grupo de jazz, y Jazztimes, como el mejor de jazz-rock eléctrico, además de ubicarlos en el cuarto lugar como artistas del año y considerar su disco Sylva, con la holandesa Metropole Orkest, como el mejor del año.

En Youtube se puede acceder a una considerable cantidad de grabaciones en vivo de Snarky Puppy, deslumbrantes por la versatilidad que demuestran, el virtuosismo individual (es muy injusto destacar a uno de ellos, pero se puede ver qué significa el adjetivo “impresionante” aplicado a un baterista), la fluidez y fineza con que interaccionan y -algo nada menor en el jazz de estos tiempos- la frescura de su propuesta musical.

Etiquetas