Ir al contenido

Deporte | Lunes 07 • Marzo • 2016

Por un pelo

No importa la forma, no importa el estilo, sólo importa ganar. Ésa fue la tendencia que tuvo River Plate en la trabajosa victoria ante Racing ayer en Sayago.

El darsenero en esta nueva versión utilitaria estuvo alejadísimo de ser un típico equipo de Juan Ramón Carrasco y logró capitalizar un juego muy duro. Con solvencia y solidaridad en todas sus líneas, se llevó sus tres primeros puntos en el Clausura, que lo hace ir con algo más de tranquilidad al duelo con Rosario Central, el miércoles a las 19.30 en el Gigante de Arroyito, por el grupo 2 de la Copa Libertadores.

Carrasco tuvo que meter mano al equipo para enfrentar al cervecero. Mandó a la cancha una mezcla de titulares y suplentes. El esquema fue un 4-4-2; los intérpretes en la cancha por momentos abusaron del pelotazo y el buen juego nunca apareció. Eso sí, el darsenero fue muy rápido en la toma de decisiones y apuró en todas las que pudo a Racing. Lo malo fue que Michael Santos y Emilton Pedroso, los dos atacantes darseneros, no se encontraron en todo el primer tiempo.

Racing no fue muy dinámico y, a pesar de su ritmo cansino, tuvo las chances más claras del partido. Su juego fue muy sucio y trabado. La referencia de área fue Gabriel Fernández en solitario, que no pudo conectar con fluidez los tres jugadores de buen pie que tenía por detrás: los volantes Juan Pablo Rodríguez, Leandro Ezquerra y Pablo Caballero. El delantero se cansó de bajar largos pelotazos, que luego no pudo conectar con ninguno de los volantes que paró Taramasco. Aun así, se las arregló para castigar como pudo.

Para el complemento, River Plate tomó otro estilo con el ingreso de Jonathan Ramírez y Alexander Rosso. Lo mejor del equipo del Prado, sin dudas, fue la efectiva defensa con Darío Flores y Agustín Ale en la zaga y con Claudio Herrera y Matías Jones en los laterales, ambos volcados a cerrar la última línea y no a contraatacar.

Los de Sayago siguieron teniendo la iniciativa del encuentro, una tónica que se mantuvo casi siempre ayer de tarde en el Parque Roberto. Los locales llegaron más que River Plate y pudieron concretar dos chances seguidas que malograron. Primero, Caballero se la sirvió al Toro Fernández, que prefirió asistir a Ezquerra, que no la esperaba y falló. Después, el propio Fernández se perdió un increíble mano a mano con Gastón Olveira, incidencia que generó el lamento de toda la tribuna local del Roberto.

Con el resto que quedaba, el equipo darsenero se fue con todo y elaboró una linda jugada que comenzó el Pelo Michael Santos por la izquierda. El delantero buscó el pase y dejó solo a Giovanni González de cara a Jorge Contreras. El Loco, en el afán de cortar la jugada, se le tiró con las dos piernas al volante y lo bajó: claro penal, que el mismo Michael Santos transformó en gol, que valió 3 puntos.

Lejos del pregonado tiqui-tiqui, River sumó 3 valiosos puntos en el Clausura y le quitó el invicto a Racing, que en la próxima fecha -que se jugará dentro de dos semanas- tendrá como rival a Peñarol. Los darseneros, por su parte, luego de su incursión internacional por Rosario, tendrán que medirse con los colonienses de Plaza, líderes exclusivos del Clausura.

Etiquetas