Ir al contenido

Internacional | Viernes 04 • Marzo • 2016

Todo de vuelta

Retomarán las negociaciones políticas en España después del intento de hoy de investir a Sánchez como jefe del gobierno.

El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, afronta hoy una segunda votación para ser elegido por los diputados como presidente del gobierno de España aunque las probabilidades de que lo logre son casi nulas. Sólo cuenta con el apoyo del partido de derecha Ciudadanos y no le alcanzan los votos en el Congreso. Si no logra la investidura, se abrirá un plazo de dos meses en el que los partidos políticos tendrán que negociar una nueva propuesta de gobierno.

Ayer, el gobernante Partido Popular (PP) y el izquierdista Podemos, que tenían previsto votar en contra de Sánchez, anunciaron que llamarán al dirigente apenas termine la votación, para sentarse a negociar nuevos acuerdos. Otros partidos de izquierda hicieron anuncios similares. Si esta ronda de negociaciones no tiene éxito, se disolverá el Congreso y se convocará nuevas elecciones para el 26 de junio.

El presidente en funciones, Mariano Rajoy, será quien llame a Sánchez en representación del PP para proponerle una gran coalición formada por su partido, el PSOE y Ciudadanos, que garantice un gobierno estable y “de futuro”, según dijo ayer a Telecinco la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

Por su parte, el secretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual, dijo a la Radio Nacional de España que el diálogo entre su partido y el PSOE todavía es posible y que debe entablarse “cuanto antes”, “en lo posible el sábado”, una vez que pase la segunda consulta en el Congreso. Además, insistió en que las soluciones a los problemas de los españoles sólo pueden brindarse si en la mesa negociadora se sientan el PSOE, Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y la coalición Compromís, de Valencia.

También el portavoz de Izquierda Unida-Unidad Popular, Alberto Garzón, apostó a que el PSOE se desvincule de Ciudadanos e intente resolver un gobierno formado por esas fuerzas de izquierda de las que hablaba Pascual. “Izquierda Unida-Unidad Popular no tira la toalla, le decimos al PSOE que hay que volver a intentarlo. Empieza una nueva etapa que dura dos meses, y creemos que es posible siempre que el PSOE decida izquierda y coherencia”, dijo Garzón en el Congreso.

Por ahora, los socialistas no respondieron. Lo que sí se supo, antes del pedido de Garzón, es que rechazan lo que ofrece el PP e insisten en solicitar el apoyo de Podemos.

Etiquetas