Ir al contenido

Internacional | Martes 01 • Marzo • 2016

José Eduardo Cardozo, ex ministro de Justicia de Brasil, durante una reunión en Brasilia. Foto: Fernando Bizerra Jr., Efe (archivo, marzo de 2015)

Una baja sensible

Renunció el ministro de Justicia brasileño en medio de rumores de que estaba siendo presionado por el PT.

José Eduardo Cardozo, ministro de Justicia de Dilma Rousseff desde su primer mandato y hombre de confianza de la presidenta, renunció a su cargo después de que el Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenece, acusara a la Policía Federal y al Ministerio Público, que están bajo su órbita, de dirigir contra el PT la investigación de la corrupción en Petrobras.

La lectura de la salida de Cardozo del gobierno depende de quién la analice. Los medios afines al PT la presentaban ayer como una victoria del partido y del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien la habría pedido. “Es el tercer cambio de peso en el segundo gobierno de Dilma que es sugerido por Lula”, informó la página de noticias Brasil 247, que lo presenta como una salida necesaria. Los sitios de los grandes medios, como la cadena O Globo o el diario O Estado de São Paulo, decían que Cardozo renunció porque ya no soportaba las presiones que recibía desde el PT. En el mismo sentido se manifestó el líder del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña en Diputados, Antônio Imbassahy. Por su parte, el líder del gobierno en el Senado, Humberto Costa, dijo que se trata de “un cambio administrativo de rutina”.

Ambas lecturas coinciden en que el PT le ganó la pulseada a Rousseff, que ve salir de su propio gabinete a otro de sus aliados históricos al que ya había convencido dos veces para que permaneciera en el cargo. Cardozo ya había amagado con renunciar en dos oportunidades, a medida que avanzaban las causas por la red de corrupción de Petrobras, en las que el PT está implicado, y se sumaban las investigaciones preliminares sobre Lula.

Este fin de semana el PT celebró sus 36 años en un evento en el que militantes entonaron cánticos en contra de Cardozo y dirigentes criticaron a la Policía Federal y al Ministerio Público, organismos que son autónomos pero están bajo la órbita del Ministerio de Justicia. Lula acusó a estos organismos de perseguirlo y el presidente del PT, Rui Falcão, dijo que buscan evitar una candidatura del ex presidente para las elecciones de 2018.

También en la reunión de la dirección del PT, el viernes, se criticó la “falta de control” de Cardozo sobre la Policía Federal y la “persecución” al PT por parte de ese organismo y del Ministerio Público.

No es la primera vez que Cardozo recibe críticas por parte del PT y, en reiteradas ocasiones, aclaró que él no podía intervenir en las actuaciones de estos organismos porque son autónomos.

Antes de que se confirmara la renuncia de Cardozo, los delegados de la Policía manifestaron su “preocupación” por su continuidad y se comprometieron a “adoptar todas las medidas necesarias para preservar la poca, pero importante, autonomía que la institución conquistó”.

El gobierno confirmó la salida de Cardozo en un escueto comunicado en el que también se informó que el cargo será ocupado por Wellington César Lima, un abogado con carrera en el sector público que fue recomendado por el ministro de la Presidencia, Jaques Wagner, y avalado por el propio Cardozo. Además, en el texto se informó que el ahora ex ministro será designado titular de la Abogacía General de la Unión.

Etiquetas