Ir al contenido

Nacional | Miércoles 16 • Marzo • 2016

Fernando Tomasina y Roberto Markarian, ayer, en la sala Maggiolo de la Universidad de la República. • Foto: Pablo Vignali

Una condición

Actores de Facultad de Medicina podrían considerar PPP para obras de Hospital de Clínicas si no interviene en la gestión.

La Universidad de la República (Udelar) presentó su proyecto de refuncionalización edilicia del Hospital de Clínicas (HC). A fin de año, su Consejo Directivo Central (CDC) debatió sobre eventuales formas de financiación a partir de una consultoría contratada por el gobierno que sugería, entre otras cosas, el financiamiento mediante la Participación Público Privada (PPP); luego, la Udelar entendió que antes de seguir discutiendo sobre el financiamiento, era necesario contar con un proyecto edilicio propio. Un equipo conformado por tres arquitectas y la directora del HC, Raquel Ballesté, trabaja en este tema desde hace un año y medio, y desde diciembre de 2015 aceleró su trabajo, según dijo el rector de la Udelar, Roberto Markarian.

El proyecto, “100% universitario”, tiene un costo total estimado de 120 millones de dólares, a los que deben sumarse entre 10% y 15% de dicha inversión por costos estimados para equipamiento. Además, la Udelar calcula que los gastos de mantenimiento de la obra implicarán 2,5% del monto de la inversión inicial por año. Markarian explicó que dichos montos están dentro de lo que se ha conversado con el gobierno, que financiará la obra, aunque aún no está definido mediante qué mecanismo.

Ballesté comentó que la obra propuesta es en el edificio actual del hospital, algo que cuestionaba la consultoría elaborada por las empresas Globale Salud y CPA Ferrere. Según dijo, el proyecto de la Udelar plantea mejorar la circulación dentro del centro de salud, que cuenta con 20 pisos, y prevé que no sería necesario interrumpir el funcionamiento del HC para realizar las obras. La iniciativa de la Udelar dividirá al HC en cinco partes: un “área crítica”, ubicada en el ala oeste del edificio desde el basamento hasta el piso 5; un área ambulatoria en el ala este desde el basamento hasta el piso 3; el sector de hospitalización para cuidados moderados, que iría de los pisos 6 al 10 y ya no se usaría bajo la lógica de cátedras sino de un espacio polivalente; y áreas docentes con aularios y espacios para los profesores, que irían desde el piso 11 al 13 de las alas este y oeste, pero en el ala sur ocuparían 13 pisos. Además, habría un área para otros usos universitarios “a definir” entre los pisos 15 y 20.

Cambios

Ballesté explicó que a partir de lo resuelto por la Udelar, se diseñó un proyecto edilicio para que el HC se centre en el segundo y tercer nivel de asistencia, con la premisa de “adecuar” y “redistribuir” los espacios a la realidad y a los recursos humanos. En concreto, explicó que una de las novedades de la obra propuesta es la reubicación de la emergencia del HC para mejorar la circulación, que estará en un área cercana a la de imagenología, dado que se requiere un vínculo estrecho entre ambos servicios. Según el proyecto, la emergencia estará ubicada en la planta baja del lado oeste y su única entrada desde el exterior será por la avenida Ricaldoni, con una rampa para vehículos por Avenida Italia. La emergencia se ubicará en el sector crítico, junto a un hospital del día para reducir internaciones y un centro quirúrgico en el piso 1, el Centro Cardiovascular en el piso 2, el CTI y los cuidados intermedios en los pisos 3 y 4, y el sector de obstetricia, el CTI neonatológico y salas de nacer en el piso 5.

La zona de consulta ambulatoria estará en la planta baja y el piso 1, donde habrá “un gran policlínico” que será un espacio de consulta polivalente en el que diferentes servicios compartirán los espacios físicos, algo que no pasa hoy en el hospital. Además, el sector de diálisis pasará del piso 14 al 2 y se mantendrán en sus actuales espacios el área de trasplantes y el Centro Nacional de Quemados.

El decano de la Facultad de Medicina, Fernando Tomasina, manifestó que existe urgencia en mejorar las condiciones de atención, pero, al mismo tiempo, es necesario que el proyecto refleje aspectos que marquen el “diferencial” que, según consideró, debería distinguir a un hospital universitario. Lo decía en referencia a la posibilidad de que Uruguay “desarrolle el conocimiento y la investigación”, además de una “enseñanza de calidad que permee a todo el sistema”.

Si bien sobre fin de año el Consejo de la Facultad de Medicina había rechazado la utilización de la PPP en salud y educación, actualmente, según pudo saber la diaria, hay actores de ese órgano que podrían considerar el mecanismo de financiamiento por medio de PPP si se trata de la base del proyecto presentado ayer y si no hay una intervención en la gestión del hospital, a diferencia del informe de la consultoría discutido el año pasado, que hablaba de financiar otro proyecto. De todas formas, actores como la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay y la Unión de Trabajadores del HC se oponen al financiamiento mediante PPP.

El proyecto de refuncionalización será discutido en la próxima sesión del CDC de la Udelar y, una vez aprobado, comenzará la discusión sobre las vías de financiamiento. Según dijo Markarian, ya se siente habilitado para comenzar a dialogar con autoridades del gobierno sobre el proyecto presentado, que contó con respaldo en el HC y en la Facultad de Medicina.


Etiquetas