Ir al contenido

Nacional | Viernes 22 • Abril • 2016

Buena leche

El miércoles la industria láctea firmó por unanimidad un preacuerdo del convenio colectivo a dos años, informó ayer el titular de la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra), Juan Castillo. El acuerdo implica ajustes semestrales, el primero retroactivo a enero, de 3%; el pago de la retroactividad se debe hacer en un pago, salvo que la empresa pueda demostrar ante el sindicato que no está en condiciones de hacerlo en una sola cuota, y en ese caso quedaría habilitada para hacerlo en tres. El ajuste de julio será de 4%; el de enero de 2017, de 3,5% si el Índice de Precios al Consumo de 2016 es igual o menor a 8%, o de 4,35% si es mayor a 8%; el de julio de 2017, de 3,5% y el último, en enero de 2018, en función de la diferencia de la inflación de 2017 y los aumentos del año. Además, el convenio incluye correctivos por inflación a los 18 meses de firmado, y una cláusula por si la inflación acumulada en el primer año de convenio supera el 12%.

La Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL) resolverá el lunes si acepta el preacuerdo y ese mismo día se ratificaría en la Dinatra. Heber Figuerola, dirigente de la FTIL, valoró que el acuerdo también implique volver a convocar la Mesa Ampliada del Sector Lácteo, creada tras el cierre de Ecolat en febrero de 2015, en la que participaban el gobierno, trabajadores, productores e industriales, pero que dejó de convocarse tras la propuesta de introducir cambios a la Ley de Promoción de Inversiones. Figuerola consideró que ese espacio debe reactivarse, entre otras cosas porque todavía hay 450 ex trabajadores de Ecolat sin empleo, que están recibiendo la última extensión del seguro de paro. “Veníamos de un excelente convenio, pero la coyuntura cambió; la baja de los precios internacionales, la situación de algunos mercados como Rusia, China o Venezuela... Nosotros somos muy responsables en ese sentido como trabajadores, tenemos que ser contestes de esta situación”, opinó Figuerola, quien de todas formas afirmó que el esfuerzo “no podía recaer sólo en la espalda de los trabajadores”, y destacó que el convenio asegura el mantenimiento del salario real (en forma acumulada implica aumentos de 15,5%).


Etiquetas