Ir al contenido

Deporte | Martes 26 • Abril • 2016

Carretera panamericana

La selección masculina de handball buscará llegar a su primer Mundial en la historia.

Uruguay ya conoce a sus rivales para el Campeonato Panamericano masculino de handball, que se jugará entre el 10 y el 20 de junio en Buenos Aires. Este campeonato es clasificatorio para el Mundial que se disputará en Francia en 2017. Los tres mejores equipos entre los 12 países que estarán representados ganarán su cupo para disputar el Mundial.

Uruguay integra el grupo B, junto a Brasil, Estados Unidos, Puerto Rico, Colombia y Paraguay. En el grupo A está el anfitrión, Argentina, acompañado por Chile, Groenlandia, Guatemala, Canadá y México. La primera ronda consta de cinco partidos, uno contra cada rival del grupo. Los dos mejores de cada serie avanzarán a las semifinales. El primero del grupo A jugará con el segundo del grupo B, y viceversa. Los ganadores se clasificarán al Mundial y jugarán luego la final. Los perdedores lo harán por el bronce y por el tercer cupo para el Mundial de Francia.

El antecedente más reciente de esta competencia es el Panamericano disputado en Canelones en 2014. Fue en aquella ocasión cuando Uruguay estuvo más cerca de meterse en el campeonato del mundo. Faltaban pocos minutos para el final y la celeste lideraba el marcador en el partido por el bronce. Sin embargo, Chile consiguió revertir el resultado y terminó con las ilusiones celestes en aquel torneo. Luego, en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, el objetivo uruguayo también era el bronce, para entrar en el repechaje olímpico, pero nuevamente una derrota contra los chilenos truncó el anhelo celeste.

El entrenador de la selección uruguaya, Jorge Botejara, habló con la diaria tras conocer a los rivales del grupo. “Es parejo en términos generales”, explicó Botejara. Según asegura, su opinión tiene fundamento estadístico. Argentina y Brasil tienen los mejores resultados, y los sigue Chile. El resto de los equipos comparten un nivel similar. “Mi percepción es que va a ser un grupo difícil y va a ser necesario maniobrar muy bien para jugar cinco partidos con todo el plantel y lograr que el aspecto físico termine jugando a nuestro favor”, agregó el entrenador. Entre los rivales con los que Uruguay peleará por el segundo puesto del grupo, Botejara entiende que Puerto Rico y Estados Unidos son los más complicados.

La selección uruguaya está compuesta por un núcleo de jugadores jóvenes, pero que han acumulado bastante experiencia internacional. La base del grupo es muy similar a la que jugó en el Panamericano de Toronto y a la que estuvo cerca de meterse en el Mundial en 2014. Su entrenador valoró la importancia de esa experiencia para alcanzar el objetivo en esta ocasión: “Entiendo que esto es importante para cualquier equipo. Uno de nuestros objetivos explícitos es que el nivel de coherencia interna del grupo se muestre a la hora de jugar. Esperemos que toda esta experiencia deportiva dé sustento a nuestras expectativas y nos permita jugar lo mejor posible para pasar el grupo”.

Etiquetas