Ir al contenido

Internacional | Miércoles 27 • Abril • 2016

Antônio Anastasia, relator de la comisión especial del Senado que considera la posibilidad de acusar a la presidenta Dilma Rousseff, ayer, en una reunión en Brasilia. / Foto: Evaristo Sa, AFP

En proceso

La comisión especial para el juicio político del Senado arrancó con una derrota para Rousseff.

Son 21 los senadores que integran la comisión especial del Senado de Brasil que recomendará al plenario si abrir, o no, el juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff. Como en Diputados, la comisión fue conformada de forma proporcional a la integración de la cámara. El Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que tiene la mayor bancada del Senado, cuenta con cinco escaños en la comisión. El Partido de los Trabajadores (PT) y el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) cuentan con tres cada uno.

Si se toman como guía los pronunciamientos de los partidos sobre el juicio político y cómo votaron sus bancadas en Diputados, se podría esperar que la comisión especial recomiende que se avance con el juicio político contra Rousseff con 16 votos a favor y cinco en contra (tres del PT, uno del Partido Democrático Laborista y otro del Partido Comunista de Brasil). Los medios brasileños informan que uno de los senadores del PMDB, el presidente de la comisión, Raimundo Lira, todavía no decidió cuál será su voto. El PT incluyó en la comisión al ex ministro de Previsión Social José Pimentel, a la ex jefa de gabinete Gleisi Hoffmann y a Lindbergh Farias.

La comisión especial sesionó ayer por primera vez y tuvo su primera votación, en la cual fue derrotado el PT. En esa instancia se designó al presidente y al miembro informante de la comisión. El PT no opuso resistencia a la presidencia de Lira, pero sí votó en contra de que el miembro informante fuera Antônio Anastasia, un miembro del PSDB muy cercano al ex candidato presidencial Aécio Neves. Finalmente, Anastasia fue electo.

El miembro informante es el responsable de establecer el cronograma de trabajo y quien presenta el informe que es votado por la comisión y elevado al plenario. Se da por descontado que el informe de Anastasia será favorable al proceso. Tanto Anastasia como Hoffmann, Farias y Gladson Cameli, quien integra la comisión por el Partido Progresista, están entre los políticos investigados por el caso de la red de corrupción en Petrobras.

Después de su elección como miembro informante, Anastasia dijo que dirigirá la comisión con “serenidad”, pero su cronograma tiene un ritmo acelerado y la votación de su informe será el viernes 6. Las normas permiten que esa votación se realice hasta el 9. Si la votación en el plenario, que se estima que tendrá lugar el 11 de mayo, aprueba el juicio político, Rousseff será separada del cargo, en principio, por 180 días.

Etiquetas