Ir al contenido

Deporte | Martes 26 • Abril • 2016

Defensor Sporting frente a Hebraica Macabi durante la tercera final de la LUB en el Palacio Peñarol. / Foto: Javier Calvelo (archivo, abril de 2016)

Igualmente

Defensor Sporting ganó y empató la serie final de la LUB.

Con Jasper Johnson como gran figura del partido, Defensor Sporting venció anoche a Hebraica y Macabi 71-66 en el Palacio Peñarol y consiguió su segundo triunfo al hilo en las finales de la Liga Uruguaya de Básquetbol, dejando la serie igualada 2-2. El pivot violeta terminó con 23 puntos y 7 rebotes y fue fundamental para remontar el juego en el tercer cuarto. En el equipo perdedor el goleador fue el panameño Michael Hicks con 21 unidades. Las finales continuarán con el quinto juego, que será el jueves a las 21.15.

Los quintetos de ambos equipos finalistas se recitan de memoria: Luciano Parodi, Leandro García Morales, Michael Hicks, Jimmy Boston y Rashaun Freeman arrancaron en Hebraica y Martín Osimani, Marcos Cabot, Robert Hornsby, Kiril Wachsmann y Jasper Johnson en Sporting. Lo que sí cambia, por lo dinámico del juego, son los planteamientos tácticos. Para muestra alcanza un botón: el primer cuarto empezó con el fusionado atacando bien el aro, ya fuera desde larga distancia o en la pintura, y mucho más concentrado en la defensa. Llegó a sacar 8 puntos de ventaja. Minuto de tiempo mediante, el macabeo se enfocó mejor en la marcación, sobre todo sobre la base, porque Cabot y Osimani eran quienes rompían la zona con penetración y descarga, y con el goleo de Hicks y García Morales remontó la ventaja y terminaron empatados en 16.

La mano fina del panameño Hicks, sumada a la intensidad defensiva de Macabi en el segundo cuarto, lo que llevó a las malas decisiones en ataque de Sporting, hicieron que el equipo que dirige Leonardo Zylbersztein sacara una máxima de 10 puntos, 30-20. En el banco contrario, Gerardo Jauri no encontró soluciones ni siquiera agotando los dos tiempos muertos del cuarto. Cuando parecía que Macabi podía estirar la brecha, las faltas personales condicionaron a Hicks y Boston. Sin ellos, Sporting fue inteligente para jugar en el pick and roll, sobre todo desde el ingreso de Federico Haller, especialista en la materia, y el fusionado reaccionó justo a tiempo. El primer tiempo finalizó con un tanteador 36-28 en favor de Macabi.

Jasper Johnson arrancó el tercer cuarto con una actuación (casi) sobresaliente. El pivot, al que le gusta jugar bastante más de la cuenta lejos del aro, utilizó todo su potencial para que Sporting acortara la distancia. Johnson metió dos triples casi seguidos, un doble abajo del aro, y habilitó a sus compañeros solos cuando, preocupados por la efectividad del extranjero, lo intentaron doblar defensivamente. A Macabi lo salvó la diferencia a favor y el panameño Hicks, siempre con dobles o triples oportunos, o jugando bien el uno contra uno. Curiosamente, Hicks arrancó como titular en ese tercer cuarto y ya acumulaba tres faltas. Nunca pudieron sacarle una más para que quedara en una situación comprometida.

Cinco puntos seguidos de Andrés Aristimuño sacaron una mínima diferencia para Sporting en el inicio del último período. Fue de ida y vuelta ese tramo del juego hasta que nuevamente apareció Johnson. Puso dos triples más -uno a la carrera, cosa que sorprende al ver la contextura física del yanqui- y, nuevamente, cuando le tocó pasarla, siempre encontró a su compañero suelto. Sporting, que se llenó de faltas -se fueron por quinta Cabot y Hornsby a 3 minutos del final-, terminó el partido con un quinteto alternativo pero solvente. Macabi, con un García Morales poco certero y un Freeman bien tomado, quedó a expensas de Hicks, pero no le alcanzó.

Etiquetas