Ir al contenido

Humor | Martes 12 • Abril • 2016

EL FARO del Final del Mundo

Interés gubernamental por nueva planta de UPM: “Cualquier empresa más grande que un monoambiente en Ciudad Vieja es un avance”

El gobierno quiere “diversificar la economía por izquierda” y dejar de apostar al lavado de activos para concentrarse en la extracción de materias primas.

Las relaciones entre las autoridades y la empresa UPM no están pasando por su mejor momento. Hace pocos días, la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) multó a la empresa por dos episodios de emanación de malos olores en su planta de Fray Bentos. Una fuente de UPM reconoció que, a pesar de que el monto de la multa es “considerable” (casi un millón de pesos), la situación “no es preocupante”, ya que “el radio que abarcó el mal olor fue limitado y no llegó hasta Finlandia”. Según los estándares de UPM, todos los problemas ambientales que generan sus instalaciones alrededor del mundo son “manejables” si no llegan al país nórdico o a sus vecinos. “La posibilidad de tener un conflicto con nuestros vecinos suecos o rusos sí es preocupante, ya que Suecia es un gobierno más poderoso que Argentina y un grupo de piqueteros rusos sería infinitamente más peligroso que uno de entrerrianos”, sostuvo.

Desde la Dinama aclararon que la multa a UPM no fue por la emanación de olores, sino porque no se avisó previamente a la población de Fray Bentos de que esto podría ocurrir. Desde la empresa planean hacer un “aviso general” de que este tipo de incidentes podría repetirse en los próximos 30 años, “para que nadie diga que no le avisamos”.

De todas maneras, algunas versiones de prensa confirmadas por autoridades gubernamentales indican que UPM estaría planeando construir una tercera planta de celulosa en Uruguay. Una fuente del gobierno opinó que las condiciones son “ideales”, ya que “con esto de los Panama Papers y el vínculo fuerte de Uruguay con el mundo de las offshore, cualquier empresa tangible, cuyas instalaciones sean más grandes que un estudio de tres metros cuadrados en Ciudad Vieja, es un avance para la economía uruguaya”. Según un dirigente de Asamblea Uruguay, el incidente de la filtración de documentos del estudio panameño Mossack Fonseca “es una clara muestra de que llegó el momento de diversificar la economía por izquierda”. “Si seguimos apostando a los servicios financieros en lugar de a la extracción de materias primas, no estaríamos siendo consecuentes con los principios ideológicos del Frente Amplio”, afirmó.