Ir al contenido

Internacional | Viernes 08 • Abril • 2016

Papeles que queman

Un fiscal pidió a la Justicia que se investigue a Macri como consecuencia de los Panama Papers.

Dos gobernantes justificaron ayer sus vínculos con sociedades offshore revelados en la filtración de documentos de la empresa Mossack Fonseca. El presidente argentino, Mauricio Macri, imputado por un fiscal por esta revelación, anunció que irá a la Justicia civil para que se certifique que no cometió delito. El primer ministro británico, David Cameron, reconoció que participó en la sociedad offshore que fue de su padre.

El fiscal federal Federico Delgado aceptó ayer tramitar una denuncia contra Macri presentada por el diputado kirchnerista Darío Martínez e impulsar una investigación penal contra el presidente. Martínez lo acusó de haber cometido una “omisión maliciosa” al excluir de sus declaraciones juradas su participación en dos sociedades offshore. Una de ellas es la que aparece en los documentos de Mossack Fonseca, Flag Trading, en la que ocupó los cargos de director y vicepresidente entre 1998 y 2008. En 2007 Macri asumió por primera vez como jefe de gobierno de Buenos Aires. La otra empresa que incluye la denuncia es Kagemusha SA, en la que el presidente argentino figura como director, según el Registro Público de Panamá, informaron los diarios Perfil y La Nación.

Unas horas después de que Delgado aceptara la denuncia, Macri anunció que él también recurrirá a la Justicia, pero en el ámbito civil, para presentar una “declaración de certeza” y que se corrobore que no hubo “omisión maliciosa” de su parte. La declaración de certeza es un proceso que figura en las normas argentinas y cuyos fines son puramente declarativos: se presenta ante la Justicia, que verifica que lo dicho sea verdad y lo avala, o no. Además, Macri dijo que está a disposición de “cualquier juez” para facilitar información sobre las empresas.

Otro de los jefes de gobierno involucrados en los documentos filtrados de Mossack Fonseca es el británico Cameron: su padre, que murió en 2010, tuvo una empresa offshore. La primera reacción de la oficina del primer ministro fue un comunicado en el que se aseguró que “no hay fondos offshore con los que el primer ministro, la señora Cameron o sus hijos se beneficien en un futuro”.

Eso no disminuyó la presión sobre Cameron, que ayer, en una entrevista con la cadena ITV, reconoció que tuvo acciones en la offshore de su padre entre 1997 y 2010 (hasta cuatro meses antes de tomar posesión como primer ministro) por un valor de 42.000 dólares. Sin embargo, aseguró que ese dinero y las transacciones derivadas de sus movimientos estuvieron “siempre sujetas a todos los impuestos de Reino Unido”.

Cameron dijo que está orgulloso de su padre, que la empresa offshore no fue creada para evadir impuestos y que todas las ganancias que se generaron en el extranjero tributaron en Reino Unido. “No puedo soportar ver su nombre arrastrado por el barro”, dijo Cameron en referencia a su padre.

Dominique Strauss-Kahn no llegó a ser jefe de gobierno, aunque sí fue candidato a la presidencia de Francia. Como director del Fondo Monetario Internacional (FMI) llegó a decir que había que atacar “con dinamita” los paraísos fiscales porque “sirven para la evasión fiscal y, aun peor, para hacer tránsito de dinero que proviene del tráfico de armas o drogas”. Pese a esas declaraciones, el ex director del FMI fue presidente en 2013 y 2014 del fondo Leyne, Strauss-Kahn & Partners, que abrió y administró empresas en paraísos fiscales, informó el diario francés Le Monde, que accedió a la filtración de Mossack Fonseca. Como respuesta, Strauss-Kahn dijo que nunca estuvo involucrado en la “gestión cotidiana del fondo”.

Etiquetas


Seguí leyendo sobre esto: