Ir al contenido

Nacional | Miércoles 27 • Abril • 2016

Propiedad privada

Priorizando la construcción en edificios abandonados, MEF e IM promueven instalación de estacionamientos en barrios residenciales.

Amparado en el régimen de promoción de inversiones, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) lanzó, junto a la Intendencia de Montevideo (IM), un decreto que premiará, mediante exoneraciones fiscales, la construcción, ampliación y explotación de estacionamientos en determinadas zonas del país, con el objetivo de suavizar la congestión de tránsito vehícular.

El decreto del 18 de abril da cuenta de que las cifras registradas en los últimos años muestran una tendencia “muy significativa” al aumento del número de vehículos en circulación y que, de mantenerse esa tendencia, algunas vías de tránsito de Montevideo podrían ver su capacidad “sobrepasada”.

Por tanto, para “estimular la inversión” y “mejorar las condiciones de vida de la población”-según el titular del MEF, Danilo Astori-, se propuso que las actividades de explotación, así como de ampliación y construcción de locales de estacionamiento a realizarse antes de 2020, sean incluidas en el régimen de promoción de inversiones.

Pero no todas las zonas valen. El intendente Daniel Martínez explicó que se considerarán zonas prioritarias las residenciales comprendidas por la rambla al sur, y por las calles General Flores, Luis Alberto de Herrera, Bulevar Artigas e Hipólito Yrigoyen, al norte. La Ciudad Vieja, por ejemplo, se excluirá, ya que “no interesa la circulación de vehículos particulares por allí”. “Festejamos que el montevideano tenga vehículo propio, pero también que utilice el transporte público en ciertas partes de la ciudad, de manera de promover el tránsito eficiente y no congestionar lugares que no queremos que se congestionen”, agregó.

Entre los proyectos que se presenten serán priorizados aquellos que busquen construirse sobre fincas abandonadas. De momento, la IM está llevando a cabo 11 juicios ejecutivos por propiedades abandonadas que tienen deudas con la comuna por valor superior al del bien, con el objetivo de adquirirlas.

Los beneficios para los inversores incluyen la exoneración de todo recargo, incluso el mínimo, del Impuesto Aduanero Único a la Importación, de la Tasa de Movilización de Bultos, de la Tasa Consular y, en general, de todo tributo a la importación. También se le otorgará un crédito por el Impuesto al Valor Agregado en la adquisición de materiales, máquinas, equipos y servicios destinado al proyecto.

Se exonerará al proyecto del Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas (IRAE), por un monto equivalente a 20% de la inversión y como máximo hasta diez años, y aquellos estacionamientos construidos o ampliaciones que superen las 75 plazas vehiculares gozarán de 50% de beneficio en el IRAE. Por último, también se exonerará del Impuesto al Patrimonio a aquellos bienes muebles relacionados a la actividad por toda su vida útil, y las obras civiles por ocho años.

Astori confió en que “va a haber interés” en esta propuesta, ya que este tipo de emprendimientos por lo general tiene una rentabilidad muy baja, que, de acuerdo a una serie de estudios realizados por la comuna y la cartera, se elevaría con las exoneraciones fiscales del régimen de inversiones.

Está previsto que los estacionamientos se construyan también en espacios subterráneos, por ejemplo, debajo de plazas públicas, y en lugares baldíos o viviendas abandonadas. En cuanto a la solución de ingeniería, dependerá del inversor, ya que todas las posibilidades están contempladas en el régimen.

Etiquetas