Ir al contenido

Internacional | Martes 26 • Abril • 2016

Donald Trump, candidato presidencial republicano, el domingo en Hagerstown, Maryland. / Foto: Molly Riley, AFP

Trato hecho

Cruz y Kasich anunciaron un pacto para frenar el avance de Trump.

Los republicanos Ted Cruz y John Kasich, que compiten con desventaja con Donald Trump por la candidatura de su partido a la presidencia de Estados Unidos, anunciaron el domingo de noche una estrategia para evitar que el empresario alcance los 1.237 delegados que necesita para asegurarse la candidatura presidencial republicana antes de llegar a la convención del partido.

La convención republicana, prevista para el 18 de julio en Cleveland, es la mayor debilidad del empresario. Si llegara a esa instancia sin el número de delegados requerido, la nominación será definida en ese ámbito, controlado por un partido cuya dirigencia respalda a Kasich.

Los dos rivales de Trump consideran que si él se enfrentara en noviembre a Hillary Clinton -la candidata demócrata favorita-, perdería. Los equipos de campaña del senador de Texas y del gobernador de Ohio pactaron concentrarse en los estados donde cada uno tiene más posibilidades de ganar. Kasich aseguró que le dejará el camino libre a Cruz para que pueda imponerse en las primarias de Indiana, que se celebrarán el 3 de mayo, donde los republicanos se juegan 57 delegados y el ganador se los lleva todos. Por su parte, Cruz se comprometió a hacer lo mismo para facilitar una victoria de Kasich en Oregon, que votará el 17 de mayo, y en Nuevo México, que tiene primarias el 7 de junio.

Según las últimas encuestas, Trump cuenta con seis puntos de ventaja sobre Cruz en Indiana. Si el empresario gana en este estado y ese mismo día triunfa en California -lo cual es posible-, sumará delegados suficientes para acercarse a los 1.237 que necesita para evitar ponerse a prueba en la convención de julio. Hasta el momento, Trump lleva una clara ventaja con 845 delegados, por delante de Cruz, que cuenta con 559, y de Kasich, que suma apenas 148.

El magnate dijo ayer que la alianza entre sus rivales lo hacía “feliz”. Según dijo en un acto en Warwick, en Rhode Island, “muestra lo débiles, lo patéticos que son”. Trump dijo que el pacto demuestra que están “matemáticamente muertos y totalmente desesperados”, y agregó: “Si uno colude en los negocios o en el mercado de valores, te llevan a la cárcel [...] Pero en la política, porque es un sistema amañado, porque es un negocio corrupto, está permitido coludir”.

Ya en Indiana, Cruz defendió la colaboración con Kasich y dijo que se trata de una estrategia que favorece al partido y a los votantes republicanos, porque intenta evitar la victoria de Clinton en noviembre. En la misma línea, Kasich explicó que su compromiso es no invertir recursos y esfuerzos en Indiana, donde no tiene posibilidades, y dijo que la campaña de Cruz hará lo mismo en su favor en los estados de Oregon y Nuevo México.

Hoy se celebran primarias en cinco estados del noreste del país: Pensilvania, Maryland, Rhode Island, Delaware y Connecticut. Una vez más, y en todos los casos, Trump llega como favorito. Del lado demócrata, los números están a favor de la ex secretaria de Estado.

Etiquetas