Ir al contenido

Nacional | Miércoles 11 • Mayo • 2016

Marcha en apoyo a Dilma Rousseff, ayer, en la plaza Cagancha. Foto: Federico Gutiérrez

Alerta, alerta que camina

Diversas organizaciones y colectivos se movilizaron “por la democracia en Brasil” y contra “una nueva forma de golpe de Estado”

“La democracia en Brasil está en peligro. Todas las democracias del continente están en peligro. Lo que le pasa al pueblo brasileño nos pasa a todos los latinoamericanos”, se leyó ayer como parte de la proclama que Mariana Marrero y Santiago Pérez Castillo, de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay, y Martín Molina, de la Organización Nacional de Asociaciones de Jubilados y Pensionistas del Uruguay, dieron a conocer en el acto con movilización en defensa de la democracia en Brasil, convocado por una veintena de organizaciones y colectivos. La marcha partió de la explanada de la Universidad de la República a las 18.00 y recorrió la avenida 18 de Julio hasta la plaza Libertad, donde se dio lectura al mensaje y hubo un espectáculo artístico. “#nãovaitergolpe #vaiterluta”, decían las pancartas y los carteles, para que los tuiteros postearan sus fotos con esos hashtags. “Se vuelve imprescindible continuar coordinando la defensa de la democracia entre los gobiernos, los pueblos, los partidos políticos, las centrales de trabajadores, las expresiones culturales y todos aquellos bien nacidos en estas tierras. Es necesario denunciar a los golpistas brasileños y a todos los que en nuestra propia casa los apoyen o se hagan los distraídos frente a esta agresión”, se expresó como parte de la proclama. La declaración, acordada entre los organizadores, planteó que “bajo el nombre de impeachment los sectores más reaccionarios y antipopulares de Brasil han instrumentado una nueva forma de golpe de Estado para derrocar a Dilma Rousseff, presidenta legítimamente electa y democráticamente designada por el único que tiene la autoridad para elegirla o removerla: el hermano pueblo brasileño”. “¿Quieren investigar? Bien, pero echar luz sobre todo. Sobre la historia de los últimos 50 años, para que reinen la verdad y la justicia; sobre la fuga de capitales; la especulación que pone en juego la salud, la alimentación y el trabajo de todos nosotros; sobre el uso indebido de la tierra, del agua y del subsuelo; el enriquecimiento infame de los minúsculos grupos de poder. Toda propuesta de cambio que quiere repartir mejor la riqueza no es tolerada por esos grupos de poder”, continuó la proclama.

La movilización contó con la presencia de militantes de las diversas organizaciones y colectivos convocantes, dirigentes del PIT-CNT y legisladores del Frente Amplio, así como los candidatos a presidir la coalición.

La proclama se refirió a los grupos de poder como los que no toleran las intenciones de “darles más a los que tienen menos” y no admiten “toda decisión de los pueblos” que determine “por dónde caminar, qué Constitución” los debe regir, “qué Poder Judicial quieren tener, qué Fuerzas Armadas quieren formar, si es que las quieren tener, y qué prioridades productivas, financieras, sociales y culturales quieren desarrollar”. “Toda decisión de ese tenor causa erupción en la piel de los grandes magnates que sueñan con un siglo XXI con esclavos de nuevo tipo, obedientes, sumisos, productores de riqueza para engrosar sus bolsillos”, siguió la declaración, que sobre el final llamó a “no detener o enlentecer los cambios”, para no “retroceder”. “Debemos avanzar decididamente en tener más poder para transformar nuestros países al servicio de nosotros mismos con más y mejor democracia, con más y mejor participación, con más y mejores lazos de unidad latinoamericana”, concluyó.

Etiquetas


Seguí leyendo sobre esto: