Ir al contenido

Nacional | Jueves 12 • Mayo • 2016

Centro Tiburcio Cachón. Foto: Juan Manuel Ramos

Bien abiertos

Usuarios y ex usuarios del centro Tiburcio Cachón, dedicado a la rehabilitación de personas ciegas o con baja visión, ocupan el centro desde fines de abril, tras la decisión del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) de trasladarlo al predio del Instituto Nacional de Ciegos General Artigas. Este sábado se reunirán en asamblea para resolver si aceptan la propuesta que les hizo el juez de Tercer Turno del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, Pablo Eguren: desocupar -como “buen gesto”- y elaborar una “hoja de ruta” junto al Mides para la refacción del lugar y el futuro traslado. El 31 de mayo ambas partes tendrán que presentar su resolución al juez.

La Comisión de Derechos Humanos de Diputados recibió ayer a la ministra Marina Arismendi. La diputada por el Partido Nacional Gloria Rodríguez aseguró que la ministra se comprometió a “generar condiciones óptimas” en el nuevo centro para que los usuarios tengan “las mismas buenas condiciones” que en el actual. Los usuarios serán recibidos el miércoles 18 por la comisión. Por otro lado, Rodríguez manifestó su preocupación por la intención explícita del Frente Amplio de resolver el tema a “puertas cerradas” y sin la participación de la oposición, según habría manifestado en la reunión el diputado frenteamplista Washington Silvera. “Hacen las cosas mal y después las quieren arreglar a puertas cerradas y tomando de rehenes a los usuarios. Se está desconociendo la democracia”, afirmó la diputada.

Hasta el sábado, por lo menos, los usuarios seguirán ocupando.

Etiquetas