Ir al contenido

Nacional | Miércoles 11 • Mayo • 2016

Comunidad educativa

ANEP y la Intendencia de Montevideo estudian que patio de una escuela se convierta en espacio público.

En el patio de la vieja escuela Noruega -que hoy se llama José Zorrilla de San Martín y está ubicada sobre la calle Miguel Barreiro, en Pocitos- hay un gomero de grandes dimensiones, que fue plantado en 1877 por José Pedro Varela. No es la única particularidad que tiene este centro educativo: en breve, y a partir de una negociación que llevan adelante la Intendencia de Montevideo (IM) y la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), su patio podría quedar habilitado como un espacio público. Aunque la negociación todavía no está cerrada, ya se maneja un concepto que resulta gráfico para entender la iniciativa: “Un patio para mi escuela, una plaza para mi barrio”.

“El concepto que estamos manejando sería que cumpla esa doble función y que se abran los espacios de la escuela para un uso más amplio. Sería algo importante, porque es una zona de muchos edificios y con pocos espacios públicos. Pero se trata de una negociación que está en curso, todavía no hay nada firmado”, confirmó Laura Motta, consejera de ANEP-Codicen.

Hoy habrá una actividad que podría convertirse en un avance importante para el proyecto: los escolares y las maestras les presentarán a las autoridades involucradas un trabajo sobre cómo imaginan que podría funcionar un espacio con estas características. Además de Motta, estarán en la escuela la directora de Espacios Públicos de la IM, Patricia Roland; el consejero de Primaria Héctor Florit; el alcalde del municipio Ch, Andrés Abt, y arquitectos que trabajan para la ANEP. “Hasta ahora no se había utilizado esta fórmula, pero confiamos en que puede haber un relacionamiento muy bueno entre la escuela y su barrio. Sería fundamental que niños, padres, maestros y vecinos se apropiaran del proyecto, porque todos ellos deberían empezar a cuidar esta plaza”, agregó Motta.

Etiquetas