Ir al contenido

Deporte | Viernes 27 • Mayo • 2016

Diego Godín, de Atlético de Madrid, se apresta a viajar a Milán, ayer, en el aeropuerto de Barajas, Madrid. Foto: Curto de la Torre, Afp

Divididos por la felicidad

Los clásicos rivales madrileños juegan la final de la Champions League.

El torneo europeo más importante a nivel de clubes se definirá en minutos, a las 15.45 (hora uruguaya) en el estadio San Siro de la ciudad italiana de Milán. El partido clásico entre Real Madrid y Atlético de Madrid, que se jugará a estadio lleno y será transmitido por las señales ESPN y Fox Sports, será la reedición de la final de la Champions League de 2014, celebrada en el Estádio da Luz de Lisboa, Portugal, que terminó con victoria de los merengues 4-1.

En Milán habrá unos cuantos futbolistas que estuvieron en aquella definición, incluido el pichonero Diego Godín, que marcó la apertura en el marcador para los colchoneros que vieron cómo la orejona se les escapaba primero sobre el final del encuentro y, después, en el alargue.

Dos años después, el Aleti del Cholo Diego Simeone y Godín tendrá revancha ante su eterno rival, pero esta vez con un uruguayo más como protagonista: José María Giménez, quien por esos tiempos ya formaba parte del club pero no estuvo en la final -el lacazino Cristian Cebolla Rodríguez sí formó parte del banco de suplentes-.

Pero además, en el actual Atlético hay otro uruguayo que juega un rol clave: se trata del profesor Óscar Ortega, principal encargado de la preparación física del cuerpo técnico que comanda Simeone.

El campeón de esta edición de la Champions marcará su pasaje para el Mundial de Clubes de Japón, que se disputará en diciembre. Para esa competencia ya están clasificados América de México, por América Central y del Norte, y Auckland City de Nueva Zelanda, por Oceanía.

No hay definición

En lo estrictamente deportivo, la información que llega desde España es que el portugués Cristiano Ronaldo, que estaba aquejado de una dolencia muscular, llegará sin problemas a disputar la final de mañana. El que es seguro que no será de la partida es el francés Raphaël Varane, que estará fuera de las canchas dos o tres semanas por una lesión muscular y posiblemente no pueda participar en la Eurocopa 2016, que se disputará en su país a partir del 10 de junio.

Por el lado de Atlético están todos a la orden, incluso José María Giménez, quien era el que la tenía más complicada para llegar al partido definitorio. Josema se recuperó de la lesión que sufría, pero no es seguro que juegue: está en duda si quien acompañará a Godín en la zaga será el uruguayo o el montenegrino Stefan Savic, quien durante la semana entrenó como titular.

Varios son los futbolistas que, de un lado y del otro, participaron en la final de Lisboa de 2014. Por el lado de los merengues, Sergio Ramos, Daniel Carvajal, Luka Modric, Gareth Bale, Karim Benzema y Cristiano Ronaldo volverán a ser titulares, pero también formaron parte del plantel que ganó la décima Champions y estarán mañana Isco, Álvaro Arbeloa y Varane. En el equipo colchonero los que repiten son Godín, Filipe Luis, Juanfran, Tiago, Koke y Gabi.

Épocas de gloria y franquismo

Atlético de Madrid nunca fue campeón de la vieja Copa de Campeones, hoy denominada Champions League.

Los colchoneros en su historia llegaron a dos finales; una fue la de hace dos años, en la que ganaban 1-0 con gol de Godín y terminaron perdiendo 4-1 ante su clásico rival. La otra data de unos cuantos años antes. En la temporada 1973-1974 los colchoneros disputaron su primera final europea ante Bayern Munich de Alemania en el estadio Heysel, en Bruselas, la capital belga. Ese partido terminó empatado 1-1, lo que obligó a disputar otro, de desempate, que terminó con victoria de los alemanes 4-0.

La historia copera del otro lado es bien diferente. El Real Madrid Club de Fútbol es el rey de Europa en cuanto a la Champions League se refiere. En 2014 los merengues consiguieron la décima e irán mañana por ganar la número 11. De 60 ediciones de la copa, diez fueron para los blancos madrileños, que se hicieron imbatibles entre fines de los 50 y principios de los 60, cuando consiguieron ser pentacampeones de manera consecutiva en 1956, 1957, 1958, 1959 y 1960, teniendo como máxima figura a una de las grandes figuras de la historia del fútbol mundial, el argentino Alfredo di Stéfano. Luego, en 1961 y 1964 fueron vicecampeones -también en 1981-, en 1966 consiguieron su sexto título -la final intercontinental de ese año la perdieron con Peñarol- y recién volvieron a festejar en 1998. En 2000 y 2002 volvieron a ganar, y llegaron a la tan ansiada décima copa en 2014. Si será grande la diferencia que Real Madrid impuso en el fútbol en los primeros años de competición de la Champions que clubes gigantes como Milan de Italia, con siete copas, y Bayern Munich, Liverpool y Barcelona, con cinco, están lejos de superar el récord de los madridistas.

Hay quienes afirman que la época de gloria del Madrid se emparienta directamente con el régimen dictatorial de Francisco Franco y los favores que el Generalísimo le concedía al club blanco para su expansión internacional. “Real Madrid y Franco eran más que amigos”, dice el periodista catalán Carles Torras en el documental Leyenda negra de la gloria blanca. Sin embargo, la relación del club con el franquismo se ha relativizado e incluso, tomando como referencia la bipolaridad existente en España con respecto a los medios de comunicación, se dice que el Fútbol Club Barcelona logró su estabilidad institucional como club con la llegada del régimen.

Hay quienes afirman también que Franco era simpatizante del Club Aviación Nacional de Football, institución que nació en 1937 y que se fusionó en 1939 con Athletic de Madrid, dando origen a Atlético Aviación, institución que se llamó así hasta 1946, cuando tomó su actual nombre oficial: Club Atlético de Madrid.

Etiquetas


Seguí leyendo sobre esto: