Ir al contenido

Cultura | Jueves 12 • Mayo • 2016

José Miguel Onaindia. Foto: Federico Gutiérrez

El teatro en las manos

Hoy comienza la primera Feria Internacional del Libro de Artes Escénicas.

A lo largo de tres días se reunirán editoriales, libreros, artistas, periodistas y organismos culturales de los ámbitos público y privado. La cita es en el Instituto Nacional de Artes Escénicas (INAE, Zabala 1480) desde hoy hasta el sábado, cuando, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Artes Escénicas (la programación está disponible aquí) se brindarán charlas e instancias de intercambio vinculadas con distintas temáticas, entre ellas las “Jornadas de la crítica”, un espacio de debate y reflexión que busca potenciar la diversidad de diálogo en torno a las artes escénicas.

Entre las editoriales extranjeras de larga trayectoria que estarán presentes se encuentran la mexicana Paso de Gato, las españolas Artea y Artezblai, la argentina Document/A y Chilenaedición (de nacionalidad obvia), además de otras menos renombradas o incipientes, centros de documentación y librerías nacionales y extranjeras. José Miguel Onaindia, director del INAE, contó a la diaria que esta idea la heredó de Gabriel Calderón, ex director de la institución.

Aunque estemos acostumbrados a ello, no deja de ser llamativo que en países con larga e importante tradición escénica como Uruguay y Argentina no exista la práctica de editar teatro contemporáneo. De hecho, sí hay muchas editoriales extranjeras que han publicado obras uruguayas, como las mencionadas Artezblai (que cuenta en su catálogo con obras de Calderón y de Marianella Morena) y Paso de Gato, que este año publicó la antología Dramaturgia uruguaya contemporánea.

En España, la práctica de editar obras teatrales va incluso más allá, y existen convenios estables por los cuales “nuevos dramaturgos tienen la posibilidad de publicar sus textos aun antes de que sean estrenados -comentó Onaindia-. Ese fue el caso de La piedra oscura, de Alberto Conejero, por ejemplo. Cuando la programé en el Solís [en el período en el que fue director de programación de esa sala], fue porque accedí a un texto, con un prólogo de Ian Gibson [historiador e hispanista irlandés]; eso permitió que la obra contara con la difusión y la legitimación que aporta el libro”.

Otra característica fundamental de la publicación de textos dramáticos es que contrapesa el carácter efímero del propio teatro, ya que “la posibilidad de ver una obra representada es azarosa”, añadió el director del INAE. Esto se ha tenido presente desde ese organismo; cuando Mariana Percovich dirigía su antecedente institucional, el área de Artes Escénicas de la Dirección Nacional de Cultura, organizó el sitio de internet Dramaturgia uruguaya, en el que se encuentra buena parte de la producción teatral nacional.

Onaindia apunta que si bien el teatro es en sí mismo un género literario, en verdad no existe un hábito generalizado de leerlo, aunque esto implica una experiencia específica, “porque las puestas corresponden a la adaptación del director, con su mirada, mientras que la lectura es un vínculo directo entre el lector y el texto”, e incluso hay obras en las que “el texto literario es protagónico; después el director podrá modificarlo, pero ese peso existe”. Por lo tanto, y aunque “en el teatro contemporáneo, el texto está por lo general al servicio de la puesta”, facilitar el acceso directo a la obra escrita “abre una posibilidad magnífica, no sólo vinculada con la proyección internacional”.

En ese sentido, para el INAE la difusión juega un papel fundamental, y por eso dentro de sus prioridades se encuentra la realización de actos de gran apertura hacia el público. “Nos interesa fomentar actividades que posicionen al INAE frente a los que no son sus usuarios directos -enfatizó Onaindia-. Es importante que el ciudadano uruguayo se apropie del instituto, o que al menos sepa que ahí sucede algo valioso y que es bueno para la sociedad, aunque él no sea el beneficiario en primera instancia. En la medida en que las instituciones quedan fuera de la sociedad, corren el riesgo de no ser valoradas. Y en el caso del INAE, es una institución muy particular, no sólo en el país, sino también en la región. Hay institutos de teatro en otros países, pero con estas características son muy pocos. Porque en general se trata de organismos administradores de fondos de fomento, más vinculados con el esquema del audiovisual, sobre todo porque administran beneficios y organizan festivales. Pero es muy particular contar con un instituto que se dedica a la capacitación permanente, a los procesos de realización y de investigación de los artistas locales, y a la integración del interior y Montevideo”.

Esa es la plataforma sobre la que se pensó este encuentro, que además abarca a personalidades emblemáticas de la cadena de edición, como el catalán Carlos Gil Zamora, director de Artezblai y de la revista de artes escénicas Artez, o Jaime Chabaud, director de Paso de Gato, y cuenta también con invitados porteños y cordobeses.

Onaindia prevé que serán “tres días interesantes de encuentro y de debate, además de que va a llegar muchísimo material editado. Así como Paso de Gato publicó un número entero dedicado a la dramaturgia uruguaya, también lo ha hecho con la cubana, por ejemplo. De modo que contaremos con un gran mapa de la dramaturgia contemporánea”. La feria internacional del libro propiamente dicha se instala hoy por la mañana y se mantendrá abierta hasta el sábado de tarde, mientras se desarrollen paralelamente las demás actividades.

Hacia adentro

Evidentemente, existe una sinergia entre el INAE y la red de salas, ya que muchas veces el trabajo que se desarrolla en torno al instituto termina alimentando la cartelera de espectáculos. Por este motivo, explica Onaindia, están en contacto con los directores de Cultura de todas las intendencias del país, y han realizado cursos de capacitación exclusivos para el interior, así como otros que combinan actividades en la capital y en otras ciudades.

“Por ejemplo, un coreógrafo australiano vino a Uruguay solamente para dictar un seminario en San José; y Fernando Madeo -productor argentino de La señorita Julia- ofreció un seminario de gestión y producción de las artes escénicas primero en Montevideo y luego en Rocha y en Canelones, entre otros casos. Ahora tenemos un plan con la Asociación de Teatros del Interior, para que uno de los visitantes destacados que tendremos, Jordi Duran Roldós (el director del Fira Tárrega, el festival callejero más importante de Europa, que se realiza en una pequeña ciudad catalana), venga exclusivamente a dar un seminario-residencia en Rivera. Esto también colabora con la proyección internacional, que tanto en danza como en teatro es cada vez mayor”.

Debido a esa proyección internacional, han comenzado a surgir nuevas posibilidades, como la de coproducción, que se ve con una frecuencia cada vez mayor y que se realiza a partir de “alianzas reales”, como en el caso de La señorita Julia, dirigida por Cristina Banegas, que se estrenó en Montevideo y ahora se está presentando en Buenos Aires, o La fiera, del argentino Mariano Tenconi Blanco, una obra ambientada en el interior argentino que el propio autor reescribió para adaptarla al habla y la geografía uruguayas (se estrena el 5 de junio en Tractatus). En definitiva, para el director del INAE las artes escénicas uruguayas se encuentran en “un muy buen momento”, signado por la búsqueda de lenguajes, que desde esta plataforma se tiene la intención de potenciar.

Etiquetas