Ir al contenido

Deporte | Miércoles 18 • Mayo • 2016

El equipo de Sevilla se reúne durante un entrenamiento, ayer en el estadio St. Jakob-Park de Basilea, Suiza. Foto: Fabrice Coffrini, Afp

La otra copa

Esta tarde se disputa en Basilea la final de la Europa League.

El Sevilla español y el Liverpool inglés se disputarán esta tarde el título de la segunda copa europea en importancia a las 15.30 en el estadio Saint Jakob-Park de la ciudad suiza de Basilea.

El encuentro será televisado por las cadenas ESPN y Fox Sports. El ganador, además de un título, tendrá el premio adicional de la clasificación a la próxima edición de la Champions League. Sevilla tiene el reto de ganar esta copa por quinta vez en su historia -consiguió cuatro copas en diez años- pero por tercera vez consecutiva tras las consagraciones en los dos torneos anteriores. El Liverpool irá por su cuarto trofeo.

Simon Mignolet; Nathaniel Clyne, Dejan Lovren, Kolo Touré y Alberto Moreno; Adam Lallana, Emre Can y James Milner; Roberto Firmino, Daniel Sturridge y Philippe Coutinho se perfilan para salir a la cancha esta noche a defender al Liverpool del alemán Jürgen Klopp ante el Sevilla, que tiene entre los convocados al uruguayo ex Peñarol Sebastián Cristóforo, que irá al banco de suplentes. Los 11 sevillanos que dirige técnicamente el vasco Unai Emery serán David Soria; Mariano Ferreira, Adil Rami, Daniel Carriço y Sergio Escudero; Grzegorz Krychowiak, Steven N'Zonzi, Coke y Éver Banega; Vitolo Machín y Kevin Gameiro.

La década ganada

Sevilla consiguió la gloria deportiva a nivel europeo en estos últimos diez años. El equipo andaluz se ha convertido en un habitual participante de la UEFA Europa League -antes denominada como Copa UEFA- y no sólo ha llegado a las definiciones, sino que ha ganado sus cuatro trofeos desde 2006 a esta parte. El primero fue en la temporada 2005-2006, cuando llegó a una final europea por primera vez y se impuso al Middlesbrough de Inglaterra por 4-0 en la ciudad holandesa de Eindhoven; el argentino Javier Saviola y los brasileños Daniel Alves y Luis Fabiano eran los más conocidos de aquel plantel junto al maliense Fréderik Kanouté. La segunda copa llegó con doblete, un año después, en la temporada 2006-2007; esta vez el rival fue el Espanyol y el empate 2-2 en el partido llevó a que el Sevilla diera la vuelta olímpica tras los penales (3-1) en Glasgow.

En el equipo catalán entró el Rifle Walter Pandiani a los 56 minutos de juego y fue el único en marcar para el Espanyol en la tanda de penales. La tercera coronación sevillana se dio en 2013-2014, en Turín, ante el Benfica del Mono Maximiliano Pereira. El duelo finalizó con un empate sin goles, y en los penales la balanza se volvió a inclinar del lado de los españoles, que se impusieron 4-2. Cristóforo, que hoy será parte de una nueva final, fue campeón de esa edición de la copa y participó también del doblete que consiguieron el año pasado, en la UEFA 2014-2015 ante el equipo ucraniano del Dnipro Dnipropetrovsk. El triunfo fue por 3-2 con dos anotaciones del colombiano Carlos Bacca en el duelo final que se celebró en la capital polaca, Varsovia.

Una que sepamos todos

El Liverpool inglés, club en el que dejamos algunos amigos tras el pasaje del salteño Luis Suárez por la ciudad de los scousers, intentará hoy alzar su cuarta Copa UEFA.

Las primeras dos las consiguió cuando el torneo aún se definía en finales de ida y vuelta. En la temporada 1973 derrotó como local a los alemanes de Borussia Mönchengladbach por 3-0 y en la vuelta mantuvo la diferencia al perder 2-0. Bill Shankly era el entrenador y Kevin Keegan era la gran figura de ese equipo.

La segunda copa para Liverpool llegó hace 40 años, el 19 de mayo de 1976, y el rival fue el Brujas de Bélgica. El partido de ida lo volvieron a jugar en Anfield Road y la victoria fue para los ingleses locatarios por 3-2; Keegan y John Benjamin Toshack volvían a destacarse dentro del equipo rojo, que viajó al Olympiastadion de Brujas y consiguió un empate 1-1 para poder festejar. La última que consiguió el Liverpool es tal vez la más recordada para nosotros. Si bien el último hito internacional de los rojos fue el haber conseguido su quinta Champions League en 2005 tras un épico partido ante el Milan en el que perdían 3-0 pero lograron empatarlo y ganar la final por penales de la mano de Steven Gerrard, las hazañas coperas en la UEFA habían empezado antes.

El 16 de mayo de 2001 Liverpool y Alavés -tras una histórica campaña- se enfrentaban en Dortmund y el partido fue increíble por lo abultado del resultado y lo dramático del final. El 5-4 a favor de los ingleses llegó recién en el alargue porque Jordi, el hijo de Johan Cruyff, lo empató 4-4 a los 89 minutos, tras un partido en el que los españoles -que jugaron con una camiseta igual a la de Boca Juniors, con los nombres de los socios estampados en ella- habían remontado el resultado en dos ocasiones, con un gol de Iván Alonso incluido -el del descuento 1-2-, que entró a la cancha a los 23 minutos para reemplazar al defensa noruego Dan Eggen y seis después ya había descontado para poner en partido a los vascos. Después de todo lo que pasó en los primeros 90 minutos de juego, el Liverpool terminó ganándolo a los 117 minutos, cuando el Alavés había quedado con nueve jugadores.

Etiquetas