Ir al contenido

Internacional | Jueves 12 • Mayo • 2016

La otra mitad

La Cámara de Diputados argentina vota hoy la ley antidespidos, que ya tiene media sanción del Senado.

El proyecto de ley impulsado por partidos opositores argentinos que busca frenar los despidos sistemáticos y establecer una doble indemnización para los trabajadores -y que ya tiene la aprobación del Senado- será tratado hoy por la Cámara de Diputados. El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, cuya postura se ubica entre el kirchnerismo y el gobierno de Mauricio Macri, aseguró que no respaldará la iniciativa si no se incluyen las modificaciones que impulsa su partido.

La Cámara de Diputados de Argentina tiene previsto tratar hoy, en sesión especial, la ley antidespidos que propuso el Frente para la Victoria (FpV). El texto, que cuenta con el aval de los sindicatos, prohíbe los despidos por 180 días y fija la doble indemnización como “castigo” a los empresarios que decidan echar trabajadores sin fundamentos sólidos. El proyecto obtuvo el dictamen ayer en las comisiones de Legislación del Trabajo y de Presupuesto y Hacienda de Diputados, con las firmas del FpV y de dos diputados del Frente Renovador. Este partido, sin embargo, ya advirtió que no participará en la sesión de hoy a menos que se incorporen al proyecto de ley las modificaciones que impulsa, entre las cuales figuran una protección para las pequeñas y medianas empresas, un capítulo para los trabajadores jóvenes, uno para personas con discapacidad y otro para la reinserción laboral de mayores de 50 años, entre otras medidas.

Massa reiteró ayer su respaldo a la doble indemnización que prevé el proyecto del FpV -un punto que el gobierno adelantó que vetará-, pero dijo que “el kirchnerismo” no lo “va a llevar” a él “a los empujones al recinto a [participar en] una sesión especial”.

El ministro de Trabajo argentino, Jorge Triaca, sostuvo durante su exposición ante las comisiones de Diputados que la ley antidespidos “condiciona la generación de empleo” y “no logra los objetivos que se propone”. Insistió: “Lo que tenemos que discutir es la generación de empleo”. El ministro dijo que la “ola de despidos que se quiere señalar en el ámbito político no se refleja en la realidad” y que los datos oficiales revelan que en el último año el empleo en Argentina aumentó 0,5%. Además, atacó a la oposición por querer “infundir temor” y “generar situaciones negativas para un gobierno que quiere resolver problemas de la gente”. Agregó que “en los últimos cinco años” el nivel de empleo en el sector privado “está estancado”.

Los representantes del FpV le respondieron haciendo énfasis en los despidos en el sector público, que el ministro evitó mencionar. “Aquí hay 200 trabajadores que fueron despedidos de su propio ministerio, ministro”, dijo el diputado kirchnerista por Entre Ríos Julio Solanas. Marco Lavagna, del Frente Renovador, advirtió por su parte sobre el incremento de retiros voluntarios, el cese del pago de horas extras a trabajadores y la morosidad de empleadores en el pago de aportes patronales.

Ayer, en un acto oficial, Macri volvió a rechazar la ley antidespidos, aunque sin mencionarla. “Me voy contento porque veo argentinos que creen que están para más y que creen que sí se puede. Sin caer en la confrontación, en la agresión, sin querer por decreto o por ley decir que las cosas son de tal manera”, dijo. Cuando el proyecto todavía se debatía en el Senado, Macri advirtió que vetará parte de la ley: el artículo de la doble indemnización.

Etiquetas