Ir al contenido

Nacional | Miércoles 11 • Mayo • 2016

Son demasiados

Diálogo Social: dirigentes del PIT-CNT dicen que la multiplicidad de organizaciones participantes dificulta posibles síntesis.

El director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Álvaro García, visitó ayer el Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT y recibió algunas inquietudes de los dirigentes, especialmente respecto de la forma en que se viene desarrollando el Diálogo Social y la concreción de los planes de inversión pública.

El dirigente del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos, Daniel Diverio, sostuvo que a García se le realizaron algunos comentarios sobre la necesidad de hacer más efectivo el Diálogo Social. “Nos parece que con 500 organizaciones participando está difícil hacer una síntesis de algo, en un debate que además no es tan fácil. No eludimos la convocatoria, pero nos parece que para que sea más inclusivo tendría que ser algo más efectivo, sin menospreciar ninguna organización. Para que sea más productivo y pueda resolver algo, es necesario que tenga una forma diferente”, dijo el dirigente sindical. “Capaz que debería haber menos representaciones o convocarlas de forma más concreta, según la temática”, agregó.

En la misma línea, Óscar López, dirigente del Sindicato Único Portuario y Ramas Afines, enfatizó la necesidad de que el Diálogo Social “sirva para algo”. “En esta instancia hay una cantidad de organizaciones importantes, pero nosotros queremos jerarquizar como central una discusión profunda; si no, no vamos a encontrar conclusiones”. Según dijo López, el PIT-CNT tiene una trayectoria “que indica que tenemos un nivel de discusión profunda, y no sé sí mezclándonos con tantas organizaciones podremos llegar a obtener un nivel de síntesis”. El dirigente agregó que la central busca “que se jerarquice la discusión sobre algunos planteos del PIT-CNT, por ejemplo la inversión pública: qué se empieza a hacer, cómo y dónde”.

Sobre ese tema también se le preguntó a García ayer en el Secretariado. El gobierno había anunciado que se invertirían 8.000 millones de dólares desde el sector público en infraestructura, que llegarían a más de 12.000 millones al contar el aporte privado en proyectos de participación público-privada, pero “hasta ahora no le hemos visto las patas a la sota”, dijo Diverio. García respondió que ya está trabajando en las próximas inversiones y posiblemente haya noticias en los próximos días.

Milton Castellano, director del Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT, explicó que una inquietud puntual que se planteó desde la central fue poder hacer un monitoreo de la inversión o, al menos, generar un intercambio de información cada seis meses. García respondió que por el momento los montos de inversión previstos son los mismos, aunque la Rendición de Cuentas apuntará a la revisión de las proyecciones económicas y a reducir el gasto público. “El Presupuesto empezó a regir el 1º de enero, hacer una primera evaluación de cumplimiento del primer semestre parece importante”, indicó Castellano.

Inversión y algo más

La necesidad de poner en marcha la inversión pública es uno de los cuatro puntos importantes que propone el Instituto Cuesta Duarte como forma de enfrentar el desaceleramiento de la economía que se comprobó en 2015. En el informe Perspectivas 2016, publicado ayer, el PIT-CNT insiste, además, en modificar los lineamientos salariales, tomar medidas sobre el empleo para evitar que el “deterioro” del mercado laboral se profundice (contando para eso con los fondos del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional, Inefop) y “actuar sobre uno de los principales factores de génesis y desarrollo de la inflación, que es la formación de precios en la cadena de valor”.

El informe del Cuesta Duarte hace un relevamiento sobre las distintas variables económicas y sociales, y considera que aunque el resultado económico de 2015 (1%) condiciona las perspectivas para este año, “hay margen para el accionar de la política económica y, en la medida en que se priorice fortalecer el crecimiento, se pueden implementar medidas que hagan que en 2016 la economía no vuelva a desacelerarse”.

El documento alerta por la menor suba del salario real medio, que fue de 1,56% en 2015 y que se profundizó en el primer trimestre de 2016 (el promedio anual en marzo fue de 0,99%). “A esta tendencia poco auspiciosa de 2015 hay que agregar el hecho de que en 2016, los convenios firmados en la mayoría de los grupos de negociación prevén ajustes salariales por todo concepto por debajo de la inflación (del orden del 4% o 5% semestral), lo que seguramente conduzca a una evolución del salario real en 2016 más desfavorable aun que la registrada en 2015 y existiendo un claro riesgo de caída del salario real”, advierte el informe.

El instituto de la central sindical afirma que ante el cambio de coyuntura económica “el gobierno se ve obligado a revisar las proyecciones de la economía”, así como a “redefinir objetivos en materia económica, ya que la nueva situación obliga a pensar en un corto plazo algo diferente al que se proyectó”. Considera que el crecimiento “debería ser el aspecto clave a promover y sostener a partir de distintas políticas públicas”, aunque si esto implica “redefinir el objetivo de reducir el déficit fiscal, de hecho la corrección a la baja del crecimiento de 2015 y el mayor déficit producido, hacen que el objetivo de ir reduciendo el déficit en el ritmo que se planteaba se vuelva casi imposible”. El informe añade que tampoco “parecería razonable mantener ese objetivo a costa de un menor dinamismo de la economía y renuncias distributivas, ya sea por reducción del salario real o por baja del gasto público”.

El PIT-CNT también considera importante seguir “promoviendo políticas que mejoren la distribución del crecimiento económico, por magro que este sea. En momentos de menor crecimiento, la puja distributiva se agudiza y son los grupos más vulnerables los que primero se ven afectados negativamente”, afirma el documento.

Etiquetas