Ir al contenido

Internacional | Lunes 13 • Junio • 2016

Para empezar

Kuczynski dijo que se enfocará en la seguridad pública y en la economía, y que espera reunirse con Fujimori.

El presidente electo de Perú, el derechista Pedro Pablo Kuczynski, anunció algunas de las primeras medidas de su gestión y manifestó su voluntad de reunirse con su rival electoral, Keiko Fujimori, para dialogar y pedirse mutuamente disculpas por los enfrentamientos que mantuvieron durante la campaña. “La verdadera disculpa no es de uno al otro, sino al Perú”, dijo. En entrevista con el diario El Comercio, Kuczynski no descartó la posibilidad de incorporar un fujimorista a su gabinete.

El partido de Fujimori, Fuerza Popular, es el primero en escaños en el Parlamento. Por eso, Kuczynski dijo a ese periódico peruano que si finalmente se reúne con la dirigente, un tema central a tratar sería “una agenda legislativa básica para un nuevo gobierno”. Agregó que su partido, Peruanos por el Kambio, llega con una agenda enfocada en la seguridad pública, cambios impositivos y promoción de las pequeñas y medianas empresas, a las que pretende facilitarles el acceso al crédito. Anunció que el mismo día en que asuma el gobierno, el 28 de julio, presentará varias leyes sobre estos temas, pero que también tiene planes para avanzar en esas líneas en caso de que el Congreso no apruebe sus iniciativas.

Uno de los problemas que enfrentó el gobierno actual, del presidente Ollanta Humala, fue la crisis social que generaron varios proyectos mineros, que fueron rechazados en las comunidades en las que se implantaban. El rechazo se manifestó en conflictos regionales, con paros y movilizaciones, y en el fracaso de los intentos de diálogo. Acerca de esas situaciones, Kuczynski se manifestó optimista y consideró que su gobierno sí tendrá la capacidad de convencer a las comunidades. “El diálogo sin pan sobre la mesa es sólo palabras. Si hay pan sobre la mesa, inversión pública en esas zonas, hay una chance de cambiar las cosas”, afirmó.

En materia de seguridad pública, habló de mejorar la inteligencia policial, “eliminar el tope de las sentencias acumulativas” a quienes cometan delitos y mejorar las comisarías para que sea más fácil presentar denuncias. A su entender, es necesario “concentrarse en los 15 o 20 distritos donde está 60% del crimen”, para “tener rápidamente resultados” y bajar los índices de criminalidad. También habló de “reorganizar” las cárceles, que tienen problemas de hacinamiento, e incluso de “concesionar, como experimento, un par de cárceles, para ver si ese modelo funciona”.

Consultado acerca de la imposibilidad de cumplir con sus promesas de bajar impuestos, controlar el déficit fiscal y aumentar el gasto público para mejorar sueldos, todo a la vez, el presidente electo respondió que planea bajar de manera gradual el IVA para “reducir la evasión y con eso recaudar más”.

En la entrevista reiteró su apoyo a un proyecto de unión civil -no al matrimonio gay-, pero lo condicionó a que lo presente el Congreso. Cuando se consultó su opinión sobre la situación en Venezuela y si considera que el gobierno de Nicolás Maduro tiene un “corte autoritario”, Kuczynski respondió: “¿Que tiene un corte autoritario? Ja, ja, ja. ¿El ganso es blanco? Han perdido una elección y no quieren reconocerlo”. Consideró que América Latina tiene que tomar posición al respecto y que es necesario trabajar sobre eso con Colombia, “el país que más conoce” la situación venezolana.

Ayer, dos días después de que Fujimori reconociera la derrota y a una semana de las elecciones, la Oficina Nacional de Procesos Electorales terminó de procesar las actas de votación y confirmó que Kuczynski ganó 50,12% a 49,87%.

Etiquetas