Ir al contenido

Internacional | Viernes 17 • Junio • 2016

Fernanda Herrera, abogada de José López, luego de reunirse con su cliente, ayer, en Buenos Aires. • Foto: Víctor Carreira, Afp

Uno y otro

El kirchnerismo se divide entre apoyos y cuestionamientos a De Vido después de la detención de López.

Los fueros privilegiados y la figura del arrepentido que colabora con la Justicia se convirtieron en tema de debate en Argentina a raíz de la detención de José López, ex secretario de Obras Públicas del gobierno de Cristina Fernández, cuando intentaba ocultar casi nueve millones de dólares en un convento en Argentina. El caso también generó diferencias en el kirchnerismo, en el que no hubo unanimidad en el respaldo al ex ministro de Planificación Julio de Vido, que era jefe directo de López.

López se negó a declarar ante el juez que lo investiga por enriquecimiento ilícito, Daniel Rafecas, y se mostró confuso, por lo cual fue trasladado al hospital de la cárcel de Ezeiza, donde también están detenidos el empresario Lázaro Báez y el ex ministro de Transporte Ricardo Jaime, todos investigados por presuntos actos de corrupción durante el anterior gobierno.

Las causas judiciales que enfrentan estos ex funcionarios han generado distintas reacciones dentro del kirchnerismo. En un comunicado común, los diputados de Argentina y del Parlasur del Frente para la Victoria (FpV) expresaron “su más enérgico repudio” a quienes tengan dinero no declarado. Además, exigieron que se excluya de la ley de blanqueo de capitales que impulsa el oficialismo no sólo a los funcionarios, sino también a sus familiares. Esta modificación fue aprobada en la cámara baja, donde el proyecto fue aprobado en la madrugada de ayer.

También hubo comunicados de repudio del Movimiento Evita, La Cámpora y el Partido Justicialista, cuya filial de Tucumán separó a López de su cargo de vicepresidente segundo de esa organización política en la provincia. Por su parte, el presidente del bloque de diputados del FpV, Héctor Recalde, condenó la actuación de López: “Me da náuseas, me cae como el culo [...] desvaloriza lo que se hizo durante 12 años con el esfuerzo y el acompañamiento del pueblo”. Recalde contradijo el discurso del oficialismo y parte de la prensa, que considera el caso de López como una confirmación de que durante los gobiernos kirchneristas existió una red de corrupción en la obra pública dirigida por De Vido.

Recalde y otros dirigentes kirchneristas desvincularon del caso tanto a De Vido, hoy diputado, como a la ex presidenta, aunque otros referentes le pidieron que se pronuncie sobre el hecho. Uno de ellos fue el filósofo Ricardo Foster, uno de los integrantes del grupo Carta Abierta, quien consideró que tanto ella como De Vido tienen que “salir a hablar públicamente”. Otra que le pidió explicaciones a De Vido fue la diputada kirchnerista Nilda Garré, quien también dijo que está “absolutamente indignada” por el episodio que protagonizó López. Garré supuso que Fernández debe estar “dolorida y preocupada” por la aparente existencia de corrupción en su gobierno. “A cualquier gobierno le puede ocurrir tener un funcionario infiel y deshonesto”, agregó.

Pese a las diferentes opiniones que hay en el kirchnerismo sobre si De Vido debe dar explicaciones, la bancada del FpV optó por protegerlo el miércoles, votando en contra de un proyecto oficialista que autorizaba el allanamiento de propiedades del ex ministro. Las normas argentinas establecen que el allanamiento de propiedades de diputados y senadores debe ser autorizado por la cámara correspondiente. La posición que adoptó la bancada del FpV fue criticada incluso por dirigentes vinculados con el kirchnerismo, como el dirigente del Movimiento Evita Leonardo Grosso, que propuso que todos los diputados renunciaran a sus fueros para demostrar que no tenían nada que esconder.

También fue crítico con la postura de la bancada del FpV el presidente del Senado, el macrista Federico Pinedo. Dijo que De Vido “debe abrir la puerta de su casa para que entren los jueces” y agregó: “Eso es lo que haría yo [...] creo que todos los diputados deberían hacer lo mismo”. Acerca del involucramiento de la ex presidenta en las presuntas actividades delictivas de López, Pinedo dijo: “Una cosa es lo que se me pueda ocurrir, pero otra es la que puedo decir seriamente”. Después continuó: “No creo que ella conociera al detalle de lo que hacía cada uno de estos personajes”.

Además de los fueros con los que cuentan los jerarcas argentinos, que según varios ex jueces y especialistas terminan generando condiciones para la impunidad, otro tema que volvió a debatirse es el de la figura del arrepentido que colabora con la Justicia. El gobierno de Macri presentó un proyecto de ley para que esta figura -que ya existe para casos de narcotráfico y lavado de activos, entre otros- pueda utilizarse en casos de delitos contra el patrimonio estatal. Este proyecto empezará a ser tramitado en las comisiones de la Cámara de Diputados el miércoles. El oficialismo quiere que ese mismo día se llegue a un consenso con otros partidos para redactar un proyecto común que al día siguiente sea aprobado en una sesión extraordinaria de la cámara baja. El ministro de Justicia, Germán Garavano, explicó por qué el apuro: López es candidato a resguardarse en esa figura.

La ley del arrepentido fue una promesa de campaña de Macri, pero hasta ahora no hubo avances. El oficialismo dice que no se ha avanzado porque el FpV se opone por temor a que su aprobación tenga como consecuencia una lluvia de causas judiciales contra ex funcionarios. El FpV dice que no es eso lo que ocurre, y que el problema es que no existe un proyecto de ley oficial para votar. Por otra parte, la figura del arrepentido genera diferencias en el también opositor Frente Renovador: una de sus diputada, Claudia Rucci, consideró que para respaldar una iniciativa de ese tipo, su sector debe exigir que la figura se aplique también para casos de lesa humanidad.

Etiquetas