Ir al contenido

Nacional | Jueves 28 • Julio • 2016

Corte fino

Sectores del FA buscan “blindar” la educación; algunos diputados anuncian que no votarán el recorte del gasto.

La bancada de diputados del Frente Amplio (FA) no llegó ayer a un acuerdo sobre la Rendición de Cuentas y el recorte que propone el proyecto sobre el gasto educativo para 2017. Los sectores del oficialismo que habían propuesto cambios para no comprometer los recursos que la Ley de Presupuesto destina a la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP; 793 millones de pesos), la Universidad de la República y el Hospital de Clínicas (Udelar; 649 millones) y la Universidad Tecnológica (Utec; 100 millones de pesos) no se quedaron conformes con la respuesta negativa del Poder Ejecutivo a las alternativas propuestas, y promueven un artículo sustitutivo para reasignar montos a estos organismos.

Según manifestaron legisladores del FA, el Movimiento de Participación Popular, el Partido Socialista, Compromiso Frenteamplista, el Partido Comunista del Uruguay (PCU), la Liga Federal, el Partido por la Victoria del Pueblo e Ir presentaron un texto sustitutivo del artículo 6 de la Rendición de Cuentas -el que determina el recorte de gastos para 2017-, que mantiene los recursos para la ANEP, la Udelar, el Hospital de Clínicas y la Utec, de forma de “blindar” el gasto educativo. El cambio se basa fundamentalmente en reasignaciones presupuestales que terminarían definiendo la Cámara de Senadores y el Poder Ejecutivo. En la tarde de ayer se presentó esa postura en la bancada, y el Frente Liber Seregni pidió un cuarto intermedio para estudiarla y eventualmente hacerle modificaciones. Pero varios diputados afirmaron que no quieren votar el recorte al gasto educativo, por lo que el artículo 6 corre el riesgo de no reunir las mayorías necesarias; si no se aprueba, quedaría vigente todo el gasto previsto para 2017 en la Ley de Presupuesto.

El diputado Gerardo Núñez explicó que el Comité Ejecutivo del PCU resolvió el martes, como “definición política”, “ir hasta el último momento y en todas las condiciones posibles no postergar los gastos” educativos. “Estamos haciendo todos los esfuerzos necesarios para construir una salida colectiva de la bancada del FA, que permita el no abatimiento de los gastos para la educación pública, una aspiración de muchos de los colectivos del FA, pero también una necesidad que ha sido planteada por el movimiento sindical y popular”, afirmó, y añadió que no quiere dar su voto para aprobar el artículo 6 tal como está redactado.

Hoy de mañana la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda de Diputados comenzará la votación del proyecto. Se estima que de tarde la bancada del FA volverá a reunirse para terminar de definir un acuerdo con respecto a los artículos 6 y 72; este último establece la enajenación de inmuebles en el dique Mauá, con el objetivo de presentarlos en una licitación para la construcción de una termina fluvio-marítima.

Por su parte, en la tarde de ayer, mientras el FA discutía su postura sobre la Rendición, los diputados del Partido Nacional (PN) presentaron una serie de propuestas para evitar recortar el gasto social. En primera instancia, proponen reducir para 2017 8% de los gastos de todos los incisos del Presupuesto por concepto de publicidad, propaganda, pasajes y transportes al exterior y al interior del país, alojamientos, traslados y viáticos, arrendamiento de obras, gastos en equipamiento informático, en mobiliario y en un rubro que abarca distintos gastos: bienes de consumo. El diputado Jorge Gandini aseguró que de esta manera se ahorrarían 2.600 millones de pesos que se podrían reasignar a los rubros que la propuesta del Poder Ejecutivo pretende abatir.

En caso de que el FA no acepte esta propuesta, los blancos plantean una segunda opción: recortar 7% de los mismos conceptos de la propuesta anterior. Esto permitiría ahorrar los 1.450 millones de pesos que el Presupuesto asignaba a la ANEP, la Udelar y el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (siete millones). Si el oficialismo tampoco acepta esta propuesta, una tercera opción consiste en recortar 3% esos rubros considerados no prioritarios, lo que permitiría reasignar 630 millones de pesos a la Udelar y al Hospital de Clínicas. “Son propuestas muy sencillas, elementales”, afirmó Gandini, quien consideró que los legisladores nacionalistas “recortamos mejor que la propuesta del Poder Ejecutivo”. El diputado se quejó de que el FA todavía no escuchó las propuestas.

Por su parte, Gustavo Penadés dijo que el PN va a votar en contra del proyecto de ley en general y de los artículos que prevén aumentos de impuestos (para algunos plantearán artículos sustitutivos).

Etiquetas