Ir al contenido

Deporte | Miércoles 13 • Julio • 2016

Hinchada de Cerro. Foto: Pablo Vignali (archivo, agosto de 2015)

En combate

Las conflictivas elecciones en Cerro y la incertidumbre de lo que pasará.

Durante el sábado se llevaron a cabo las elecciones en el Club Atlético Cerro, pero de lo que se habló en estos días fue de lo que pasó más allá de la política futbolera.

Los 477 votos de los socios le dieron la confianza a Walter Píriz para que sea presidente del club villero. Con su lista, la número 2 (Agrupación Luis Tróccoli), consiguió siete de los 11 cargos de la futura comisión directiva cerrense. Los otros cuatro integrantes serán representantes de la lista que perdió, la 1 (Por un Cerro Profesional), que postulaba a la presidencia a Alfredo Jaureguiverry.

El sábado de noche la pugna electoral del club albiceleste dejó a la comisión directiva integrada por Walter Píriz como presidente y Andrés Pérez como vicepresidente -fue vocal en la dirigencia anterior-; Martín López, Henry Ferrari, Gustavo López, Sebastián Píriz, Richard Fernández, Jaureguiverry -quien presidió el club entre 2011 y 2012- , Lucas Ivanovich, Jorge Miguel y Daniel Giordano. Hasta ahí todo normal, pero lo que pasó a la salida de la sede de la calle Grecia luego de finalizados los comicios fue lo que hizo que estas elecciones de Cerro hayan tomado el vuelo mediático que tomaron.

Según comentó Píriz, el presidente electo, una vez conocida la votación y cuando salía de la sede del club junto a su hijo, fue atacado por varias personas que lo golpearon: “Eran una patota contra dos”, le comentó Píriz a Montevideo Portal. “Mi idea siempre fue unir y buscar caminos de entendimiento en pos de hacer a Cerro más grande, pero claramente esto es muchísimo más grave de lo que pensé”, agregó. Tras las agresiones, el presidente electo se trasladó a un centro de salud para que lo revisaran y posteriormente comenzó con las reuniones para ver qué pasos seguir.

La primera confirmación provino del propio Walter Píriz, que comunicó que no asumirá la presidencia. Píriz, que no hizo la denuncia policial a pesar de la agresión sufrida, aunque agradeció la comunicación no quiso hablar con la diaria de lo que pasó el sábado, y agregó lo siguiente: “Lo que sí podés comentar es que no pertenezco más a la agrupación Luis Tróccoli”.

Si bien el lunes parecía que había humo blanco, que la reunión entre las dos listas había sido fructífera y que Andrés Pérez, electo como vicepresidente, asumiría como nuevo presidente de Cerro, el implicado no quiso aventurarse y explicó que anoche se reunirían nuevamente para analizar nuevas posibilidades. “Por ahora estamos evaluando algunas cositas y vamos a ver qué es lo que pasa. Habíamos tenido un acuerdo pero había mucha gente que no quería, que no le gustó. No sé qué es lo que va a pasar”, comentó Pérez.

Entre tanto, Cerro se tiene que preparar para la disputa del Campeonato Uruguayo Especial, que comenzará el sábado 6 de agosto. Los villeros fueron los últimos en arrancar las prácticas, sufrieron varias bajas de su plantel principal y aún no se sabe quién será el entrenador; por ahora el director técnico interino es Jorge Nito Puente, pero Gustavo Ferrín, quien clasificó a Cerro a la Copa Libertadores 2017, podría volver al club unos días después de abandonar la dirección técnica.

La otra cara

Desde la lista 1, la derrotada en las elecciones, surgieron algunas versiones diferentes respecto de los incidentes del sábado en la sede de Cerro.

Lucas Ivanovich, candidato a vicepresidente por la lista que postulaba a Jaureguiverry e integrante de la nueva comisión directiva, le dijo a La República que cuando él estaba en la esquina vio algunas corridas: “Duró 30 segundos, fue un incidente propio del clima caliente. No en patota. Lamentablemente, Cerro está muy dividido desde hace años, y eso le hace mal al club. Mi posición personal es que estos muchachos que ganaron lleven al club adelante”. Jaureguiverry, que se presentó con esta lista y tenía el apoyo explícito de la empresa Tenfield, también prefirió bajar los ánimos de la cuestión, y le dijo a El Observador: “Fue un lío entre dos facciones de barras. Pero nada importante. Cómo será que pasaron dos patrulleros, vieron todo y no pararon, siguieron de largo”. Además, se explayó hablando de lo que hubiera sido Cerro si su grupo hubiera llegado a la presidencia, algo que los socios cerrenses rechazaron en las urnas.

De todas maneras, y más allá de las polémicas, el tema no terminó, y la reunión que se estaba celebrando anoche, al cierre de esta edición, en la sede cerrense, podría haber empezado a encauzar el camino hacia una solución.

Etiquetas