Ir al contenido

Nacional | Miércoles 27 • Julio • 2016

Luis Alberto Heber y Javier García, ayer, al ingresar a la Torre Ejecutiva. Foto: Pablo Vignali

Hicieron cola para pegarle

Gobierno y demás partidos de oposición rechazaron propuesta del PN de suspender las reuniones interpartidarias de seguridad.

A muchos les puede parecer raro que en una reunión política sobre seguridad el chivo expiatorio sea el Partido Nacional (PN), que no tiene ninguna responsabilidad en la gestión del tema. Pero lo cierto es que ayer los voceros del gobierno y de los cuatro partidos políticos restantes con representación parlamentaria, más los del grupo político encabezado por Edgardo Novick, desfilaron por la sala de conferencias de la Torre Ejecutiva para criticar la impertinencia de la propuesta que realizó el senador Guillermo Besozzi (PN) en la Comisión Interpartidaria de Seguridad y Convivencia Ciudadana: suspender los encuentros hasta que se aprobaran, durante agosto, los proyectos de ley acordados en ese ámbito. La propuesta fue un camino intermedio entre las posiciones de los dos líderes partidarios: Luis Lacalle Pou, que quería que las reuniones terminaran, y Jorge Larrañaga, que entendía que el diálogo debía continuar.

Tras la reunión, Luis Alberto Heber, autoridad máxima partidaria, se mostró molesto porque el Frente Amplio (FA) no se comprometió a votar los proyectos en agosto. “Informaremos a nuestra bancada que no vemos voluntad política real de que se sancionen proyectos”. El senador Javier García fue más contundente: “No encontramos explicación lógica para que no haya un compromiso para que se vote, cuando el Poder Ejecutivo firma un proyecto aquí y la bancada del FA también”. Como si fuera poco, los blancos se encargaron de tomar distancia de los dos temas que la comisión tiene por tratar: mientras que hay acuerdo en el resto de los partidos para que el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) sea un servicio descentralizado que salga de la órbita del Ministerio del Interior, García dijo que el PN considera que debe permanecer en la esfera de esa cartera, y mientras el resto del sistema político se encamina a tratar un Código Infraccional Adolescente, Heber opinó que “no tiene que haber un nuevo código”, y adelantó que su partido no concurrirá a las reuniones que tengan que ver con este.

La senadora Daniela Payssé (FA) dijo que las propuestas del PN responden a sus “contradicciones internas” y “no vamos a ser nosotros quienes las resolvamos”. Agregó que no permitirá que se diga que el FA no tiene voluntad de aprobar los acuerdos ni tampoco se va a remitir a los tiempos que dicte el PN. “Estos proyectos van a salir con la seriedad que implica el trabajo parlamentario”. Cuestionó que los blancos “casi no asistieron a la sesión de ayer de mañana en la Comisión de Constitución y Legislación del Senado” (que abordó el proyecto acordado en la comisión sobre narcotráfico) y adelantó que, en lo que respecta al Código Infraccional Adolescente, el FA “no va a votar ningún aumento de penas”.

Luego, el prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo, opinó que “no corresponde proceder de forma de presionar al Parlamento”, y recordó que, junto al senador del Partido Independiente (PI), Pablo Mieres, fue el propio Lacalle Pou el que propuso un ámbito para abordar el tema de la seguridad.

Los colorados no desaprovecharon la oportunidad para distanciarse de los blancos y mostrarse como un partido que apuesta al diálogo. “Parece contradictorio que por un lado se reclame celeridad y por otro lado se pida suspender la acción de este grupo”, afirmó el secretario general del Partido Colorado (PC), Germán Cardoso, siempre resaltando la “seriedad y responsabilidad” que debe tener este diálogo. Además, el legislador se mostró partidario de que el INR salga de la órbita del Ministerio del Interior. Esto, dijo Roballo, también cuenta con el aval de la cartera que encabeza Eduardo Bonomi. A las críticas también se sumaron los restantes partidos: “Avanzada la agenda y ya en una etapa de cierre, no tenía ningún sentido postergar y suspender las reuniones”, dijo Mieres. El diputado Guillermo Facello, del grupo político de Novick, declaró que “los temas de la seguridad son más importantes que traer acá circunstancias internas que en nada favorecen a la población”.

Tras el encuentro, Besozzi (del sector de Jorge Larrañaga) sostuvo que el PN seguirá participando en la comisión. “Nuestra propuesta no era una imposición”, aseguró. Más reservado, García (del sector de Lacalle Pou) dijo que los siguientes pasos del PN se analizarán en la bancada de legisladores del partido.

Etiquetas