Ir al contenido

Nacional | Martes 26 • Julio • 2016

Liceo 30. Foto: Santiago Mazzarovich (archivo, febrero de 2016)

Luz verde

Terminaron las obras en el liceo 53 y docentes y padres de estudiantes levantaron la ocupación.

Finalmente ayer en la tarde se terminaron las reformas previstas en el liceo 53, del barrio capitalino Brazo Oriental, y los profesores y padres de estudiantes que concurren a ese centro resolvieron levantar la ocupación que habían reactivado en la mañana. Hoy las clases retornan a la normalidad, si las alertas climáticas lo permiten.

Hace casi dos semanas, varias baldosas del primer piso “explotaron”, lo que motivó el reclamo de los padres y los docentes por distintos problemas del edificio: además de las baldosas, en el techo había agua acumulada que estaba filtrando y afectaba el tablero eléctrico, por un lado, y la circulación por la escalera, por el otro, y además había varias luces en cortocircuito. Por ese motivo, el miércoles y jueves de la semana pasada el liceo fue ocupado; el viernes y sábado el Consejo de Educación Secundaria (CES) suspendió las clases para realizar las refacciones necesarias, pero no se llegó a terminarlas, y el lunes padres y profesores volvieron a ocupar. Si bien el encargado del Área de Infraestructura del CES, el arquitecto Edison Medina, consideró que la situación del edificio era segura para el funcionamiento educativo, los docentes y padres concluyeron que no era posible el normal funcionamiento de las clases mientras duraran las obras.

Eso ratificó ayer Emiliano Mandacen, presidente de la Asociación de Docentes de Enseñanza Secundaria de Montevideo: “Queda comprobado que no existían las condiciones para dar clase normalmente, por el ruido”, afirmó el dirigente sindical. Uno de los arreglos que faltaba, que era el drenaje de agua del techo para terminar con la filtración, implicaba el uso “de un taladro especial y de trabajos de herrería”. Una vez finalizadas las obras, los padres e integrantes del núcleo sindical del liceo, en la asamblea de la tarde, resolvieron levantar la ocupación y solicitaron una reunión a los integrantes del CES para el 1º de agosto, con el objetivo de “hacer una evaluación de la totalidad del edificio y que no vuelvan a ocurrir este tipo de cosas”, explicó Mandacen.

Etiquetas