Ir al contenido

Internacional | Miércoles 13 • Julio • 2016

Mauricio Macri. Foto: Walter Monteros, Afp

No tan rápido

El gobierno argentino dio marcha atrás con el aumento del gas.

El ministro de Hacienda de Argentina, Alfonso Prat-Gay, ensayó ayer un mea culpa por el aumento de la tarifa del gas, que fue suspendido por un tribunal el jueves. El aumento fue anunciado en abril, pero en los últimos meses llegaron facturas con aumentos de hasta 1.000% que generaron varios recursos ante la Justicia, que frenó el aumento en varias provincias. El del jueves fue el primero que afectó a todo el país e incrementó los pedidos del gobierno a la Suprema Corte de Justicia para que dirima esta cuestión. El máximo tribunal de Argentina trató ayer el tema, pero no definió una postura, sino que pidió información al gobierno de Mauricio Macri sobre la evolución de las tarifas del gas desde la crisis de 2001 y cómo se había determinado el último aumento. El gas natural es el insumo más utilizado por los argentinos para cocinar y calefaccionar los hogares.

“Nos equivocamos en pensar quién podía pagar y quién no la tarifa plena de gas”, dijo ayer Prat-Gay, al ser consultado por el anuncio, que se realizó durante el fin de semana, de que el aumento de la tarifa del gas tendrá un tope de 400% para los residenciales y 500% para las empresas. “Los usuarios deben tomar su factura de abril-mayo de 2015 y multiplicarla por cinco”, recomienda el diario argentino Clarín.

La polémica y las quejas por las idas y vueltas del precio del gas se vieron multiplicadas por algunas expresiones de Macri. El presidente dijo que si alguien está “en remera y en patas” en su casa en invierno es porque está gastando demasiado gas, cuando es necesario “consumir menos energía”. Su frase generó críticas, ante las cuales respondió: “No entendí por qué me criticaron”. Agregó que le gustaría ser “mago” y que nadie pagara la factura del gas.

Entre las críticas, surgieron varios memes e incluso una nota periodística de la página web del diario Clarín que recuerda que la primera dama, Juliana Awada, contó durante la campaña electoral que el matrimonio duerme con el aire acondicionado encendido toda la noche. Además, en las fotos que Macri subió a las redes sociales durante la final de la Copa América Centenario, entre Argentina y Chile, a ella se la ve con una remera de manga corta y descalza, mientras que él tiene una remera de manga larga con la camiseta de Argentina por encima.

Etiquetas