Ir al contenido

Deporte | Jueves 21 • Julio • 2016

Filipe Luís, de Atlético de Madrid, y Santiago García, de Nacional, en el estadio Centenario. Foto: Iván Franco (archivo, agosto de 2013)

O noso derbi

Hoy se juega el clásico gallego en Montevideo, rememorando otras visitas a Uruguay de equipos españoles.

Como se sabe desde hace días, el clásico que iban a jugar Peñarol y Nacional esta noche en el estadio Centenario no se disputará por temas de seguridad, pero hoy sí habrá clásico en Montevideo, porque a las 17.30 se enfrentarán, en el Gran Parque Central, Deportivo La Coruña y Celta de Vigo, los protagonistas del derby gallego que por primera vez en la historia se jugará fuera de España. Además del clásico entre los equipos de Galicia, durante el fin de semana también habrá fútbol: el sábado a las 16.00 Nacional recibirá a Celta en su escenario y el domingo a la misma hora Peñarol será local ante Deportivo La Coruña en el Campeón del Siglo. Todos los partidos serán televisados por VTV, en caso de empate se definirán por penales y en cada uno de ellos habrá un trofeo en disputa.

La visita de los clásicos rivales gallegos inevitablemente recuerda las numerosas ocasiones en las que Nacional y Peñarol fueron a disputar a La Coruña el tradicional Trofeo Teresa Herrera, que se disputa en el verano español desde 1946.

En este caso, será a la inversa, y los rivales gallegos que comenzaron a enfrentarse allá por 1929 reeditarán el clásico en Uruguay, que durante décadas recibió grandes oleadas de inmigrantes españoles, muchos de ellos gallegos. O noso derbi, como le llaman en Galicia al clásico, tiene una larga historia y una paridad pocas veces vista en los clásicos del mundo. Se enfrentaron 66 veces en Primera División; 44 ocasiones en Segunda División y dos veces en Segunda B -Tercera División-.

El historial marca que Celta se quedó con 43 triunfos y Deportivo con 42, mientras que empataron en 26 ocasiones.

Súper Depor

“Un derby siempre es especial, somos dos equipos gallegos y para mí siempre es especial jugar, sea en Galicia o en otro lado”, dijo Pedro Mosquera, mediocampista del club coruñés en la previa al duelo de esta tarde. El equipo albiazul coruñés es dirigido técnicamente por el vasco Gaizka Garitano, y en estos días en Montevideo, al igual que Celta, ha entrenado en el Complejo Uruguay Celeste.

El Real Club Deportivo La Coruña nació el 8 de diciembre de 1906 con el nombre Club Deportivo de la Sala Calvet, y su hito histórico es el campeonato que logró en la temporada 1999-2000 de la Liga Española, con el recordado equipo que luego jugaría la Champions League con la presencia del uruguayo Walter Rifle Pandiani en sus filas; llegó a los cuartos de final de ese torneo europeo.

El equipo que consiguió ese único título español en Primera División tenía valores como Manuel Pablo, Donato, Mauro Silva, Fran, Djalminha y Roy Makaay. Con los triunfos volvió el apodo que nació a principios de los 90 -Superdépor- cuando el club logró su primera Copa del Rey, en 1995, trofeo del que volvería a adueñarse en 2002 tras derrotar a Real Madrid 2-1 en el Santiago Bernabéu. Muchos uruguayos se han puesto la pilcha blanquiazul a lo largo de la historia. Al ya mencionado Pandiani se le suman Dagoberto Moll, entre 1949 y 1954 y en 1958 y 1959; Eduardo Acevedo, entre 1986 y 1987; Martín Lasarte, entre 1989 y 1992; Avelino Viña, en 1989 y 1990; el Loco Sebastián Abreu, que llegó para la temporada 1997-1998 y en los años 2000 compartió plantel con el Rifle; el Manteca Sergio Martínez, entre 1998 y 1999; Gustavo Munúa, que atajó en el equipo de Riazor entre 2003 y 2009; Fabián Lolo Estoyanoff, que jugó entre 2006 y 2007; Sebastián Taborda (2009); Jonathan Urretaviscaya (2010); Diego Ifrán (2014) y el Cabecita Jonathan Rodríguez, que llegó en 2015 y estuvo hasta hace un par de meses.

Afouteza e corazón

El Real Club Celta de Vigo fue fundado en 1923 luego de la fusión de dos clubes: Vigo Sporting y Real Fortuna. “Afouteza e corazón” es el lema de la nueva campaña de socios que lanzó Celta para el comienzo de la temporada futbolera en España. Ese verso es sinónimo de “valentía” y suena en el estadio Balaídos cada vez que los celtiñas cantan el himno: “Ala Celta a demostrar, por historia e tradición, que o teu lema é nobre xogo, afouteza e corazón”.

Como el Depor, Celta también contó con varios orientales en su plantilla. El que le abrió la puerta a los futbolistas uruguayos fue Julio Outerelo, que jugó en la temporada 1954-1955, aunque sólo pisó la cancha en dos ocasiones. Dagoberto Moll, que ya se había puesto la camiseta del Depor, decidió cambiar de aire, y entre 1957 y 1958 viajó de La Coruña a Vigo para ponerse la celeste. Luis Aguerre y Juan Aparicio tuvieron un muy buen pasaje por Celta y jugaron entre 1973 y 1976; Richard Camera pasó de Fénix a Celta y jugó cinco partidos entre 1976 y 1977; Juan Carlos Contreras, procedente de Huracán Buceo, llegó a Vigo y entre 1984 y 1986 disputó 38 partidos y marcó ocho goles. Los pases más recientes de uruguayos a Celta son los de Fabián Canobbio, que tuvo un buen desempeño, entre 2004 y 2008; el Canario Pablo García, que llegó desde Real Madrid cedido a préstamo y jugó entre 2006 y 2007; y el Pelado Fernando Fajardo, que militó entre 2008 y 2009 (24 partidos y un gol).

No es la primera vez

En el siglo XXI hay dos antecedentes de visitas de equipos españoles a Uruguay.

La primera fue en 2013, en el marco de la Copa Euroamericana. En esa edición, Atlético de Madrid vino al estadio Centenario y derrotó a Nacional 2-0. El año pasado, en agosto de 2015, Málaga pisó el Centenario y le ganó a Peñarol 3-1.

Para buscar otra visita de equipos españoles a Montevideo hay que retrotraerse hasta el 25 de agosto de 1993. Ese día, de mañana, se disputó en el estadio Centenario el Trofeo Independencia de Uruguay entre Nacional y Real Madrid, encuentro que finalizó 2-2, siendo la última visita del equipo merengue a Montevideo. Para los españoles marcaron Fernando Hierro y Alfonso Pérez, mientras que para los albos los goles los hicieron Antonio Minguta y el misionero Antonio Vidal González. Nacional formó ese día con Jorge Seré; Juan Larre, Felipe Revelez, Enrique Saravia y José García; Ruben Pereira, Edison Suárez, Minguta y Yubert Lemos; y Vidal González y Julio Morales. Los merengues salieron a la cancha con Pedro Jaro en el arco; Rafael Alkorta, Luis Enrique, Manuel Sanchís y Nando Muñoz; Hierro, Michel, Robert Prosinecki y Rafael Vázquez; y Alfonso y Peter Dubovsky.

Pero la historia de enfrentamientos entre españoles y uruguayos en Montevideo comenzó a principios del siglo XX, y seguramente uno de los hitos en este rubro fue la llegada de Espanyol de Barcelona. En 1926, con su arquero -Ricardo Divino Zamora- como gran figura, el equipo albiazul de la ciudad condal enfrentó a los grandes. Primero le ganó 1-0 a Nacional en el Parque Central y luego, en el mismo escenario, los aurinegros ganaron 1-0 con gol anotado por José Antonio Piendibene. Dos años después, en 1928, fue Barcelona el que llegó a Montevideo para jugar dos encuentros: empató 1-1 con Peñarol y perdió 3-0 con Nacional.

En 1962 se reeditaría el match entre catalanes y aurinegros, con idéntico resultado. Cuatro años después, pero de manera oficial, llegaría al estadio Centenario Real Madrid para enfrentar a Peñarol en la final de ida de la Copa Intercontinental, ante 58.324 espectadores. Los goles del ecuatoriano Alberto Spencer le dieron el triunfo 2-0 a Peñarol, que luego viajaría a Madrid para jugar el partido de vuelta en el Santiago Bernabéu, donde conseguiría su segundo título mundial al derrotar nuevamente a los merengues 2-0 con anotaciones de Pedro Virgilio Rocha y Spencer. Esa final había tenido un antecedente, seis años antes, en 1960, cuando se disputó la primera Copa Intercontinental de Clubes entre el campeón de América y el de Europa.

El 3 de julio de 1960, con récord de entradas vendidas en el Centenario -71.872- Peñarol y Real Madrid empataron 0-0. En la vuelta los españoles golearon a los uruguayos 5-1 y se quedaron con ese primer trofeo.

A ponerse

En los locales Redpagos de todo el país se pueden conseguir las entradas para los partidos de Nacional y Peñarol ante Celta y Deportivo, respectivamente. Para el partido del sábado las generales para las tribunas Abdón Porte y Héctor Scarone cuestan $ 400 y los socios tricolores pagarán $ 300; en la tribuna Atilio García, los precios son de $ 450 y $ 350; y en la tribuna José María Delgado, $ 500 y $ 400. El domingo los hinchas carboneros pagarán $ 400 las generales y $ 300 las localidades de socios en las tribunas Washington Cataldi y Cr. Gastón Güelfi; la José Pedro Damiani costará $ 450 y $ 350; y la tribuna Frank Henderson, $ 500 y $ 400.

Etiquetas


Seguí leyendo sobre esto: