Ir al contenido

Nacional | Martes 26 • Julio • 2016

Rambla Sur. Foto: Iván Franco (archivo, mayo de 2016)

Para paliar la resaca

MVOTMA sugiere no limpiar los restos vegetales de las playas, a menos que interfieran con la actividad humana.

El Departamento de Gestión Costera y Marina y la Dirección de Cambio Climático del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) elaboraron una “guía de procedimiento” ante la aparición de “grandes cantidades de vegetación y material biodegradable en playas”. Ahora, las intendencias y municipios tienen instrucciones para proceder en presencia de “resaca” en la costa, constituida por ramas, troncos, desechos y camalotes provenientes de los ríos Paraná, Uruguay y Río de la Plata, traídos por precipitaciones, vientos y tormentas. El MVOTMA recomienda a la población, de todas formas, que dé aviso a la Dirección Nacional de Medio Ambiente de “la ocurrencia de eventos importantes de acumulación de material vegetal en las playas”, para establecer las “coordinaciones” que definan las soluciones a adoptar.

La presencia de material vegetal puede tener consecuencias biológicas, de dinámica costera y afectación del uso público, dependiendo de su “magnitud y características” y de la época del año. Respecto de las biológicas, se destaca “la gran acumulación de masa vegetal y otros elementos arrastrados”, así como la presencia de animales, incluyendo víboras, serpientes y arácnidos. En cuanto a la dinámica costera, aseguran que es un fenómeno natural, pero advierten que en casos en que por su magnitud o por las molestias causadas se limpie la playa, es necesario que la limpieza no perjudique al sistema, “principalmente en la zona con resaca”.

Recomendaciones

El MVOTMA sugiere no intervenir, salvo que la resaca interfiera con la actividad humana. En caso de limpiar la playa, “es necesario tomar las precauciones” por la posible presencia de animales; además, los operarios deberán usar ropas de trabajo largas, botas de goma y guantes. De ser posible, “se dotará a estos operarios de materiales e información necesaria para poder colectar los animales encontrados, de forma de ser enviados al Museo Nacional de Historia Natural, a la Facultad de Ciencias o a centros de estudio”.

Con respecto a dónde depositar la resaca, se sugiere que cuando haya “grandes volúmenes cubriendo amplios sectores” y es temporada baja, se disponga en la parte anterior del cordón dunar, no pudiendo superar una altura mayor a 1,5 metros ni un ancho de más de entre 1 y 4 metros, dejando libres las vías de acceso a la playa. En temporada alta se depositarán detrás del cordón dunar. De no ser posible, se deberá consultar a las autoridades. Si es temporada baja y hay poca resaca, se dejará descomponer el material vegetal; si es temporada alta, también se recomienda dejarlo, aunque si se generan inconvenientes se evaluará si el perjuicio justifica asumir el riesgo de erosión que causa la extracción de arena del sistema.

Etiquetas