Ir al contenido

Nacional | Viernes 08 • Julio • 2016

Qué pena

Tras respuesta del Ejecutivo, órdenes universitarios comienzan a analizar cómo continuar con la reforma del Clínicas.

La respuesta del gobierno -por escrito- sobre la propuesta de la Universidad de la República (Udelar) para la reforma del Hospital de Clínicas no sorprendió a las autoridades universitarias, pero a partir de ella los órdenes y gremios deben comenzar a discutir cómo continuar con la discusión sobre la llamada refuncionalización. El rector, Roberto Markarian, difundió el miércoles los contenidos de la carta enviada por los ministros de Economía y Finanzas y de Salud Pública, Danilo Astori y Jorge Basso, en una mesa redonda organizada por la Asociación de Docentes de la Udelar (ADUR) (ver la diaria de ayer), y ayer la entregó a los integrantes del Comité por el Hospital de Clínicas. En la nota, el gobierno niega la posibilidad de financiar la obra de la forma que planteó la universidad y afirma que “el mecanismo disponible” es el de la participación público-privada (PPP). El tema está en el orden del día del próximo Consejo Directivo Central (CDC), el 19 de julio, y el Consejo de la Facultad de Medicina (Fmed) se propuso discutirlo en su próxima sesión, del miércoles.

Marcelo Cerminara, delegado de ADUR en el CDC de la Udelar, explicó a la diaria que su asociación no tiene aún una opinión sobre el asunto. El núcleo de ADUR Medicina sí se expresó: encomendaron a sus delegados y a autoridades de la Fmed en el CDC a “viabilizar el proyecto mediante PPP”. Sobre la respuesta del gobierno, Cerminara concluyó que trasluce que el Hospital de Clínicas “está en algún lugar de su agenda, pero no es la prioridad”, y manifestó sus discrepancias respecto de los argumentos del Poder Ejecutivo sobre por qué la propuesta de financiamiento realizada por la Udelar (que apuntaba a la creación de un fideicomiso en base a la exoneración parcial, por un determinado período, de los aportes patronales que paga la institución) genera impacto fiscal en este período de gobierno.

El docente consideró, de todas formas, que “hay que avanzar en los procesos”, porque “la situación en el hospital es muy dramática”. Enfatizó que hay dos claves que harían “inviable” tomar el camino de PPP: una es que no se haga sobre el proyecto arquitectónico presentado por la universidad, “que tiene una lógica académica y asistencial”, y otra es no contar con “garantías de que el costo de la obra realmente lo paga el gobierno central, y no el presupuesto universitario”, ya que existen dudas sobre este punto.

El miércoles el orden de Egresados realizó una reunión con representantes de los distintos servicios en la que se trató el tema Clínicas. El consejero por los egresados, Federico Kreimerman, dijo a este medio que “no es de recibo decir que la propuesta universitaria tiene un impacto fiscal importante”, y comparó el costo de la obra, de 120 millones de dólares, con el presupuesto nacional (13.000 millones de dólares anuales), la deuda pública (31.000 millones de dólares) o el déficit fiscal (1.800 millones de dólares por año). Añadió que las exoneraciones fiscales, en total, suman casi 3.000 millones de dólares anuales, y que sólo por Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas, en 2014 se exoneró 800 millones de dólares.

Coincidió con los dos aspectos “clave” que planteó Cerminara, y en relación a lo manifestado por el decano de la Fmed, Fernando Tomasina, respecto de que no sea la universidad “la que cierre la puerta”, opinó que “no negarse viene atado a no regalarse”, en relación a que el gobierno asuma un compromiso sobre el costo de la obra si se hace por PPP.

En tanto, Valeria Sánchez, consejera en representación de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU), cuestionó que el camino de la PPP, “el que nos están dejando, va a hacer que la obra se dilate mucho en el tiempo”, ya que implica cumplir con varias etapas. Puso como ejemplo los proyectos de obras de carreteras que están siendo licitadas por PPP: “Hace dos años se estaba haciendo el diseño de los pliegos, y son proyectos que no tienen la complejidad de un hospital”. Añadió que ese proceso “no parece que vaya a ser acompasado con dinero suficiente para el mantenimiento hoy, porque, por ejemplo, en esta Rendición de Cuentas se está planteando una postergación para el hospital”. Sánchez recordó que la FEUU está “conceptualmente en contra” de la aplicación de la PPP para la reforma del hospital, y consideró “un chantaje” la postura del Ejecutivo, “que pone a la Udelar en este aprieto de tener que decidir si hace esta obra o no, porque no te dan la chance de discutir otra opción”.

Etiquetas