Ir al contenido

Deporte | Jueves 21 • Julio • 2016

Arturo Mina, de Independiente del Valle, y Marlos Moreno, de Atlético Nacional, ayer, en el estadio Atahualpa en Quito. Foto: Rodrigo Buendia, Afp

Se resuelve allá

Independiente del Valle de Ecuador y Atlético Nacional de Medellín de Colombia empataron 1-1, anoche, en la primera final de la Copa Libertadores de América disputada en el estadio Atahualpa de la ciudad de Quito. Los que abrieron el marcador fueron los colombianos, con el gol de Orlando Berrío en el primer tiempo, mientras que Arturo Mina logró empatar cuando faltaban cuatro minutos para del final. El segundo y definitivo partido final se jugará el miércoles que viene en el estadio Atanasio Girardot de Medellín.

Nada, no pasaba nada, en un marco de estudio y respeto, hasta que una buena jugada individual de Berrío destapó el partido. El hábil volante ofensivo logró zafar de la marca de tres defensores ecuatorianos y, con un golpe seco con la derecha, prácticamente desde el borde del área grande, puso el 1-0 cuanto transcurrían 36 minutos.

Independiente del Valle, que tuvo en la cancha desde el inicio a sus tres uruguayos, Christian Núñez, Mario Rizotto y Emiliano Tellechea -hombre polifuncional que ayer marcó la banda izquierda-, salió a buscar el juego en la segunda parte. Ante un equipo paisa bien refugiado atrás y apelando al contragolpe para salir del asedio, los ecuatorianos fueron bastante más ofensivos en el complemento que Atlético Nacional. Con los cambios Pablo Repetto buscó profundizar la hegemónica posesión de balón de su equipo y, tras ello, logró empatar a los 86 minutos de juego: un centro frontal complicado, el arquero de Atlético Nacional da rebote, y el zaguero Mina la atropella y logra, con un toque corto, la igualdad definitiva.

Etiquetas