Ir al contenido

Nacional | Miércoles 13 • Julio • 2016

Una excepción

Diputados discuten flexibilizar condiciones de compra de Colonización en ciertos departamentos para duplicar transacciones.

Si bien se trata de una reivindicación histórica de los pequeños productores y un tema en el que el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) trabaja desde hace al menos cuatro años, el diputado nacionalista Alejo Umpiérrez se adelantó y presentó su propio proyecto de modificación a la Ley de Colonización a la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca de la Cámara de Diputados. La propuesta apunta a abrir la posibilidad a emprendimientos colonizadores en áreas no tradicionales, como la hortifruticultura, la cría de cerdos, la avicultura y la lechería, en departamentos en los que el Instituto Nacional de Colonización (INC) tiene restringido su acceso.

Lo que el proyecto de ley busca modificar es el artículo 35 de la Ley 18.187, que obliga a todo productor, antes de vender un campo de una extensión igual o superior al equivalente a 500 hectáreas de índice de productividad Coneat 100, a ofrecerlo en primer lugar al INC, que tendrá preferencia para la compra por igual valor y plazo de pago. Este límite de 500 hectáreas “acota el objetivo del INC”, sostuvo Umpiérrez, ya que hay ciertos emprendimientos que “no necesitan la cantidad de hectáreas que requieren los procesos de colonización ganadera”.

Por este motivo, el legislador apunta a incorporar una excepción en los casos de los predios que se adquieran para desarrollar actividades, como la fruticultura, la cría de cerdos y de aves, la horticultura, la lechería y, “eventualmente, el desarrollo de emprendimientos ovinos”, para los cuales se establecerá como límite inferior unas 200 hectáreas para comprar el predio en los departamentos de Canelones, Colonia, Florida y San José, donde se concentran las producciones que giran en torno a estos rubros.

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, y la presidenta del INC, Jacqueline Gómez, comparecieron ayer en la comisión y entregaron el proyecto en el que trabajaron con las Mesas de Desarrollo Rural, a efectos de que se estudie como complemento. Esta última dijo a la diaria que “la esencia es la misma”, con “muchísimas coincidencias” y diferencias “mínimas”; lo único que agrega al proyecto de Umpiérrez es la incorporación de Maldonado entre los departamentos propuestos.

En estos cinco departamentos se concentra 71% de los lecheros -de los cuales la mitad arrienda un predio-, 47% de los productores de cerdos, 59% de los criadores de aves y un porcentaje “importante” de horti y fruticultores, según información proporcionada por Gómez.

Además, 46% de los colonos son productores familiares -población objetivo del INC-, por lo que la presidenta del organismo consideró que las modificaciones darán “mayor estabilidad” a los productores, lo que se traducirá en un estímulo a la inversión ante la posibilidad de “proyectarse en el largo plazo”.

Mirando desde el punto de vista de las transacciones entre 2010 y 2015, la cantidad de predios de entre 200 y 500 hectáreas adquiridos por el INC asciende a 60.675. En cuanto a las adquiridas por el artículo 35, tan sólo 10% corresponde a los departamentos incluidos en el proyecto y en los que, según el último Censo Agropecuario de 2011, hay 2.132 explotaciones agropecuarias de entre 200 y 500 hectáreas. Esos datos permiten afirmar que la modificación de la ley habilitará al INC a “duplicar las posibilidades de compra”, dijo Gómez.

Por otro lado, el texto de Umpiérrez sugiere rebajar el límite de compras de 500 hectáreas a 200 cuando se trate de campos linderos a las actuales colonias del INC. El diputado blanco se basa en la dificultad que implica actualmente ampliar las colonias existentes. “Las colonias generalmente tienen procesos de expansión, pero no pueden cubrirlos porque no hay en las cercanías campos de 500 hectáreas; entonces, si bajamos a 200 para los linderos, esto también va a facilitar el trabajo colonizador”, afirmó. En opinión de Gómez, se trata de una “innovación interesante” que, si bien no se consideraba en el proyecto del MGAP, constituye “una buena propuesta”, ya que “abre una gama de oportunidades” al INC.

El diputado blanco se mostró conforme con que haya “consenso en el espíritu”, y sostuvo que, de aprobarse, será una manera de “detener -o al menos taponear- la cañería de la población rural, que, una vez que se pierde, el proceso es prácticamente irreversible”.

Etiquetas