Ir al contenido

Nacional | Lunes 01 • Agosto • 2016

El cuatro de la muestra

Frente Amplio sin votos para aprobar la supresión de los incrementos presupuestales de 2017.

A las 8.00, dos horas antes del comienzo de la votación de la Rendición de Cuentas esta mañana en el plenario de la Cámara de Representantes, la bancada del Frente Amplio (FA) se reúne para intentar lograr lo que hasta ayer a última hora parecía imposible: reunir 50 votos para aprobar un sustitutivo del artículo sexto del proyecto de ley de Rendición de Cuentas, que dispone el abatimiento de diversos incrementos presupuestales previstos para 2017, la mayoría vinculados a la educación. El viernes, la mayoría de los sectores aprobaron un proyecto sustitutivo que reducía a un poco menos de la mitad el abatimiento, pero al Partido Comunista del Uruguay (PCU), al Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) y a la Liga Federal no les conforma la reducción del gasto, y no hay sobre la mesa alternativas que tengan chance de recibir el respaldo de todos los sectores y del Poder Ejecutivo.

El artículo sexto del proyecto de ley de Rendición de Cuentas es el “corazón” del recorte presupuestal propuesto por el Poder Ejecutivo para 2017. En ese artículo se establece que se abaten los incrementos establecidos en la Ley de Presupuesto de 2015 para el ejercicio de 2017, por un monto de 2.588 millones de pesos (ver tabla). El diputado frenteamplista Alfredo Asti (Asamblea Uruguay) advirtió que de no aprobarse este artículo o un sustitutivo, caen todas estas disposiciones y no se cumple con el objetivo de bajar un punto del déficit fiscal, lo cual sería, según él, una “irresponsabilidad” por parte de los tres sectores del FA mencionados.

El sábado, la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda de la Cámara de Representantes votó el proyecto de Rendición de Cuentas. Se aprobó un sustitutivo del artículo sexto, tras un acuerdo en la bancada del FA alcanzado el viernes. El sustitutivo dispone que se mantengan los incrementos previstos para la Universidad de la República (Udelar), el Hospital de Clínicas y la Universidad Tecnológica (Utec) y que se disminuya el recorte previsto para la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) en 111 millones, habilitando al organismo a utilizar fondos no ejecutados. En total, son 860 millones de pesos que no se postergan de aprobarse el sustitutivo, de los cuales 328 serán financiados con fondos del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop), de la Corporación Nacional para el Desarrollo y de la Agencia Nacional de Desarrollo Económico (ANDE), y 532 aún no se sabe cómo se financiarán (ver tabla). Asti sostuvo que, en comisión, las autoridades de ANEP informaron que no ejecutaron 700 millones de pesos en 2015, y el legislador señaló que podrían utilizar esos fondos para cubrir lo que tenían pensado para infraestructura.

Para la Liga Federal, el PCU y el PVP, el acuerdo al que se llegó es insuficiente, y aseguran que en estas condiciones están dispuestos a no votar el artículo sexto. El primer sector tiene dos diputados (Sergio Mier y Darío Pérez), y los otros, un diputado cada uno (Gerardo Núñez, del PCU, y Luis Puig, del PVP). Mier dijo ayer a la diaria que la posición de su sector es no votar este artículo. “No se satisfacen nuestras aspiraciones. No fue buena la postura del Poder Ejecutivo en torno al tema, 80% de la bancada le hizo llegar cinco o seis propuestas consensuadas y no las aceptó, y esperó hasta último momento a que el tiempo nos acogotara. Se termina reduciendo el recorte en un poco menos de la mitad, y a nosotros no nos conforma ni la cantidad ni el procedimiento”, sostuvo Mier. Agregó que no votarán el artículo ni siquiera si son mandatados hoy por la bancada. “La Liga tiene muy claro que cuando son temas de principios y de libre pensamiento, nosotros no vamos a transar. El FA y los distintos sectores tienen que hacer ante la ciudadanía una operación verdad, y mostrar claramente qué se quiere para la educación de este país”, sostuvo el diputado.

Fuentes del PCU informaron a la diaria que el sector mantendrá hoy en la bancada su postura de no votar el artículo sexto tal como está planteado, ni el sustitutivo. En cambio, propondrá sacar recursos de Presidencia y los ministerios de Defensa Nacional, Interior, Relaciones Exteriores, Economía y Finanzas, y Turismo, para no abatir el gasto en educación. “No cerramos la puerta, seguimos buscando acuerdos, pero no se va a aceptar un abatimiento del gasto en tanta proporción. No estamos hablando sólo de plata, sino de perspectiva política”, resumió una fuente del sector.

El Comité Central del PVP resolvió el sábado mantener su postura contraria al artículo sexto. “Tenemos una postura absolutamente contraria a este artículo. Hay varias alternativas en las que venimos trabajando, pero si la respuesta del Ejecutivo siempre es la negativa a la posibilidad de sacar ingresos de otro lugar y tocar al capital, no hay mucho margen de movimiento”, consideró la dirigente Virginia Cardozo. Respecto de la eventualidad de que exista un mandato de la bancada del FA para votar el artículo, Cardozo consideró que sería “muy lamentable”, teniendo en cuenta que cuando 80% de la bancada quería evitar el abatimiento del gasto para la educación y el Frente Liber Seregni se oponía, no se mandató a ese sector. “Nos parecería un poco preocupante. Sería la peor de las situaciones y evaluaremos qué hacer. El principal mandato es con el programa de la fuerza política”, sostuvo.

Asti dijo que la posición de estos tres sectores le parecería “muy bien” si se estuviera “en una situación inicial”. “Pero no estamos en una situación inicial: se han conseguido fondos importantes para la Udelar y la Utec”, destacó. Consideró que no hay motivos de peso para no votar el artículo sexto, y que las razones que se esgrimen no ameritan “quebrar la unidad del FA”. “Encontramos una solución que votó 90% de la bancada. Tenemos de un lado a todo el Ejecutivo y a 90% de la bancada, y del otro lado, a cuatro legisladores que no quieren votar”, cuestionó.

De más y de menos

Un artículo aprobado el sábado por la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda de Diputados, a propuesta del sector frenteamplista Ir, excluye a las universidades privadas de los beneficios de exoneraciones fiscales a las donaciones establecidos en el Texto Ordenado 1996. Según la documentación que se manejó en comisión, en 2015 estas instituciones recibieron en conjunto por ese concepto 44,1 millones de pesos, lo que supuso una renuncia fiscal del Estado de 36,6 millones de pesos. La Universidad Católica del Uruguay recibió 15 millones de pesos; la Universidad de Montevideo, 13,3 millones; la Universidad ORT, 11,2 millones; la Universidad de la Empresa, 2,6 millones; y el Instituto Universitario Claeh, 1,9 millones. Ayer, el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, dijo en Carmelo que le sorprendió la decisión de la bancada del Frente Amplio, y se manifestó contrario a la iniciativa. “No estoy de acuerdo. Me parece que es una medida que no deberíamos poner en práctica”, sostuvo, y se mostró partidario de “mantener condiciones de equidad desde el punto de vista del apoyo a toda la enseñanza superior del país”. Anunció que hoy recibirá a los rectores de las universidades privadas para conversar de este tema. “El cro. Astori se manifestó sorprendido por artículo sobre universidades privadas. Nos sorprende a nosotros porque fue consultado con el MEF”, escribió en Twitter el diputado socialista Gonzalo Civila.

Etiquetas