Ir al contenido

Humor | Miércoles 31 • Agosto • 2016

EL FARO del Final del Mundo

Figuras del gobierno les responden a los “cincuentones”: “Son muy jóvenes, todavía no entienden nada de la vida”

Danilo Astori, José Mujica y Tabaré Vázquez hablaron de “inmadurez” y “alboroto hormonal” entre quienes se quejan por las bajas jubilaciones del sistema privado.

Desde hace algunos meses el término “cincuentones”, que refiere a los primeros trabajadores que se afiliaron a una AFAP y que al momento de jubilarse cobrarán menos que si se hubieran jubilado por el Banco de Previsión Social, comenzó a escucharse y leerse con frecuencia en los medios de prensa. “Luego de que los ni-ni pasaron de moda no había surgido ninguna otra palabra de esas que sirven para armar un titular sin necesidad de pensar. ‘Cincuentones’ es una palabra más complicada que ‘ni-ni’, que en definitiva era una sílaba repetida. Pero de todas maneras es un avance”, aseguró un notero de un informativo televisivo. Desde el lunes los “cincuentones” volvieron a cobrar protagonismo debido a que durante el Consejo de Ministros abierto que se realizó ese día en Fray Bentos, el presidente Tabaré Vázquez recibió un reproche que le dirigió una mujer que está a punto de jubilarse por el sistema privado. Algunas de las principales figuras del gobierno, como el propio Vázquez, el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, y el senador José Mujica, creen que no hay que tomarse muy en serio los reclamos de los “cincuentones”. “Son muy jóvenes, todavía no entienden nada de la vida. El día que lleguen a los 81 años, como yo, se van a dar cuenta de que uno tiene que acostumbrarse a recibir palos en el lomo”, aseguró Mujica. En una línea similar, el presidente Vázquez opinó que quienes se quejan “sufren la enfermedad de la juventud, que los lleva a querer todo ya mismo. No es una cuestión política, es hormonal. ¿Quién de nosotros no sintió ese alboroto hormonal en sus años mozos?”. Astori, por su parte, dijo que confía en que “cuando estos ‘cincuentones’ maduren van a entender que la economía de un país debe manejarse de manera seria y en base a los razonamientos, no a los impulsos. Nosotros estamos de acuerdo en que reclamen, pero si nos dejamos llevar por este espíritu adolescente vamos a perder nuestra imagen de país serio”.