Ir al contenido

Nacional | Viernes 26 • Agosto • 2016

Elbia Pereira. Foto: Sandro Pereyra (archivo, junio de 2015

Haciendo escuela

Maestros y funcionarios de primaria eligen la próxima semana a las autoridades de su federación.

La semana que viene, entre el martes 30 de agosto y el sábado 3 de setiembre, serán las elecciones de la Federación Uruguaya de Magisterio-Trabajadores de Educación Primaria (FUM-TEP), uno de los sindicatos más grandes del país, con 21.800 afiliados habilitados para votar. La novedad de estas elecciones es la unificación de tres corrientes del sindicato en una sola propuesta: la lista 27 -que desde hace 20 años tiene la mayoría de los cargos de conducción de la federación y a la que pertenece la actual secretaria general de la organización, Elbia Pereira-, junto a la lista 3 -vinculada a integrantes del Partido Comunista-, y a la agrupación Praxis -que, por ejemplo, integra el actual consejero en representación de los docentes en el Consejo de Educación Inicial y Primaria, Pablo Caggiani-.

El Secretariado Ejecutivo de FUM-TEP tiene 15 miembros, de los cuales 13 son electos por el orden docente y dos por el orden no docente (funcionarios administrativos y auxiliares). La lista 27 3 Praxis se presenta en el orden docente (encabezada por Elbia Pereira) y también en el no docente (encabezada por el actual presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira). También se presenta en los dos órdenes la lista 100, encabezada por Daysi Iglesias en el orden docente y por Ivonne Casanyes en el no docente, mientras que sólo en el orden docente se presenta la agrupación A redoblar, encabezada por Raquel Bruschera. Actualmente en el Secretariado Ejecutivo de FUM-TEP nueve integrantes son de la lista 27, cuatro de A Redoblar y dos de la lista Espacio 1995, que era liderada por Iglesias.

Elbia Pereira explicó que las tres agrupaciones de la lista 27 3 Praxis vienen trabajando desde hace un año en conjunto, “viendo que había muchos puntos que teníamos en común y los objetivos son los mismos”. Reafirmó que tienen tres líneas de trabajo para la federación. En primer lugar, las reivindicaciones salariales, en cuanto a condiciones de trabajo y a la discusión de las políticas educativas, y en ese sentido marcó como planteo el del 6% del Producto Interno Bruto para el presupuesto educativo, que “no puede y no debería esperar”; la equiparación del salario para los maestros de tiempo completo (que actualmente cobran lo mismo que el resto de los maestros por las primeras cuatro horas de trabajo pero las segundas cuatro por un valor menor); y que el salario de los maestros alcance la media canasta básica familiar y se acerque a los 30.000 pesos. “En el convenio que firmamos el año pasado logramos llegar a 25.000 pesos en el quinquenio, todavía tenemos una distancia por la cual vamos a seguir peleando”, afirmó Pereira. En cuanto a los funcionarios no docentes, Pereira destacó que otra de las reivindicaciones es revertir la falta de auxiliares en las escuelas, que trabajan en la cocina, en la limpieza o asisten a los niños de tres años; “vayas a donde vayas, faltan auxiliares”, marcó.

Otra línea de trabajo de la agrupación es el desarrollo profesional de los docentes, área que FUM-TEP impulsa por medio de investigaciones, en su publicación Quehacer educativo, con la edición de libros o mediante convenios específicos; por ejemplo, recientemente se firmó uno con la Intendencia de Canelones sobre planes de educación ambiental en la cuenca del río Santa Lucía. Por último, la lista también destaca el trabajo en los servicios de la federación, dos hogares en Montevideo para hijos de afiliados del interior que estudian en la capital y tres colonias de vacaciones.

Cómo negociar

La lista 100 se presenta a las elecciones con el lema “Derecho a ser escuchados, a ser respetados, a trabajar con dignidad. Los derechos se defienden”, porque, según entiende Iglesias, “el magisterio se ha acostumbrado a situaciones que implican alta vulnerabilidad”. Puso como ejemplo de estas situaciones los cambios de reglamentaciones para los que falta información y las deudas salariales que se arrastran desde 2015 -mencionó que no se pagó todavía la integración de mesas en la elección del Banco de Previsión Social-.

Pero, además, manifestó diferencias respecto de cómo se aprobó el convenio salarial el año pasado con el Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública que, dijo, fue votado “bajo presión” del Parlamento: “Es la primera vez que dijeron que si no se firmaba el convenio se destinaba esa plata a otra cosa”, cuestionó. La maestra consideró que a una negociación “no hay que ir con la lapicera pronta para firmar ni tampoco para romper la mesa, hay que ir a negociar con consulta permanente al gremio”. En relación a estas diferencias, Pereira consideró que tienen que ver con la “estrategia”, porque muchas veces las distintas corrientes están de acuerdo en los objetivos pero “nos diferencia la forma”. Reivindicó el diálogo y la negociación colectiva “como base para cualquier tipo de situación”, si bien la “movilización debe acompañar la negociación”, y aseguró que su visión es la de un sindicato “propositivo”.

Además de los aspectos reivindicativos, Iglesias marcó como otra de las propuestas de su lista los cursos de posgrado y capacitación, tanto para docentes como para funcionarios no docentes: “Si alguien quiere educación de calidad no puede seguir con cursos cortos, que no tienen práctica”, afirmó.

Además de las elecciones nacionales de la FUM-TEP, varias filiales tendrán sus propias elecciones, entre ellas la filial de Montevideo de la Asociación de Docentes del Uruguay, y también elegirá sus autoridades la Asociación de Funcionarios de Primaria, de trabajadores no docentes.


Etiquetas