Ir al contenido

Internacional | Miércoles 24 • Agosto • 2016

Propaganda electoral de Jude Celestin, ayer, en Puerto Príncipe, Haití. Foto: Héctor Retamal, Afp

Otra oportunidad

Empezó oficialmente la campaña electoral en Haití, que en octubre vuelve a elegir presidente.

El Consejo Electoral Provisional (CEP) de Haití asegura que ya está “casi todo listo” para las elecciones presidenciales previstas para el 9 de octubre, y ayer proclamó oficialmente el inicio de la campaña. La celebración de estas elecciones estaba en suspenso desde que en octubre de 2015 se invalidaron los resultados electorales debido a las denuncias de fraude y diversas irregularidades en el proceso. El nuevo calendario electoral establece que una eventual segunda vuelta tendría lugar el 8 de enero.

“Hoy empieza la campaña electoral para las próximas elecciones, invitamos a todos los actores a participar en paz y respetar la ley electoral”, dijo ayer en conferencia de prensa Leopold Berlanger, presidente del CEP. Insistió en que el ente electoral “está trabajando duro para satisfacer a los actores y organizar elecciones honestas y democráticas”, y dijo que “todos tienen que respetar las reglas democráticas”, porque el proceso “no es una batalla”. También dijo que le toca al pueblo haitiano “sancionar y elegir a sus dirigentes” y votar masivamente para “proteger el proceso electoral”.

Berlanger aseguró, por otro lado, que están tomando todas las medidas necesarias para garantizarles a los haitianos el desarrollo de unas elecciones “transparentes”. La primera fue renovar por completo el plantel del CEP, que volvió a funcionar en marzo.

Las otras decisiones que tomó el consejo incluyen la de no permitir que los representantes de los partidos políticos voten en los circuitos que ellos elijan y la de dar una formación más completa y prolongada a los funcionarios que trabajen en el recuento de votos, con el fin de reducir el margen de error humano. Además, el CEP hizo público el presupuesto detallado de las operaciones electorales, algo que nunca se había hecho en Haití.

Uno de los problemas que todavía queda por resolver es la financiación de estas elecciones. El año pasado, los 100 millones de dólares que costaron los comicios fueron financiados por los aportes de otros países. Pero desde que se anularon las últimas elecciones y se convocaron otras, muchos donantes adelantaron que no volverían a colaborar.

Para el CEP, es hora de que Haití se financie a sí mismo. Según dijo su director ejecutivo, Uder Antoine, al diario haitiano Le Nouvelliste, esto es posible. Antoine afirmó que hay gastos que se pueden reducir y que esta vez se van a necesitar cerca de 25 millones de dólares para la primera vuelta. “Ya tuvimos un primer desembolso de 3,5 millones de dólares por parte del gobierno, acabamos de solicitar 11 millones más y pediremos otros diez millones a mediados de setiembre. Estos tres pagos deberían llevarnos sin dificultades al 9 de octubre”, aseguró.

Haití es presidido por Jocelerme Privert de forma interina desde febrero, mes en que el ex mandatario Michel Martelly tenía que abandonar el cargo.

Etiquetas