Ir al contenido

Nacional | Miércoles 17 • Agosto • 2016

Plaza del Entrevero. Foto: Pablo Nogueira (archivo, marzo de 2014)

Parásitos perrunos

Zoonosis conveniará con intendencias para erradicar enfermedad transmitida por perros que puede ser “peor que el cáncer”.

Hay un gusano parásito que produce hidatidosis, una enfermedad que puede llegar a ser mortal para el ser humano y que los perros infectados propagan cada vez que defecan. En el marco de la lucha para su erradicación, la Comisión Nacional Honoraria de Zoonosis y las intendencias de Montevideo y Canelones firmarán hoy el convenio “Tenencia responsable de mascotas y bienestar animal”. El presidente de la Comisión, Ciro Ferreira, dijo a la diaria que se busca “triplicar las castraciones, continuar con las ecografías a humanos [para identificar quistes hidáticos] y educar”. Ferreira prevé que se realicen entre 8.000 y 10.000 castraciones en el área metropolitana de Montevideo, de aquí a un año.

“Si hoy hablamos del dengue y de la leishmaniasis, tendríamos que hablar de esta enfermedad, que es muchísimo más importante desde el punto de vista de la morbilidad y mortalidad”, aseguró Ferreira. Calcula que en Uruguay hay entre 8.000 y 10.000 personas enfermas de hidatidosis, pero aclaró que la mayoría no lo sabe: el bicho puede incubarse por 20 años y provocar síntomas recién en su etapa final, por eso “puede llegar a ser más dañino que el cáncer”, afirmó. También indicó que “las áreas de contexto crítico y asentamientos” en Montevideo son las zonas de riesgo de contagio, como la Colonia Nicolich, donde se firmará el convenio. En las áreas de riesgo sanitario es donde se medicará y castrará a los perros, para disminuir el agente difusor. También se les colocarán microchips, con el objetivo de hacer un seguimiento de los animales que puedan contagiar o que estén en riesgo de ser infectados. Ferreira aclaró que este microchip nada tiene que ver con la tenencia responsable.

La infección de hidatidosis se produce cuando los huevos del parásito llegan a la boca de las personas; cuando el animal defeca, disemina los huevos del bicho por tierra y agua, y estos se prenden incluso a los pelos del perro. Cuando uno toca, besa o se deja lamer por esta clase de animales, se contagia; cuando come verduras o toma agua contaminada, también se contagia. Ferreira explicó que la enfermedad podría erradicarse si se dejara de alimentar con achuras crudas a los perros, pero cerca de 80% de los establecimientos rurales del país mantienen esa práctica. Cuando las ovejas comen los huevos que están en el pasto o en el agua, desarrollan los denominados quistes hidáticos en los órganos, y si el perro es alimentado con las vísceras enfermas, se forman los parásitos en sus intestinos. Así recomienza el ciclo.

Etiquetas