Ir al contenido

Internacional | Jueves 04 • Agosto • 2016

Por izquierda

Ante la crisis política en Brasil, el Psol busca afirmarse como una alternativa de izquierda en las elecciones de octubre.

El Partido Socialismo y Libertad (Psol) fue fundado en 2005 por tres diputados y una senadora expulsados dos años antes del Partido de los Trabajadores (PT). Desde entonces fue opositor a los gobiernos del PT. Sin embargo, este año fue uno de los que se opusieron al juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff y hablaron de golpe de Estado. En medio de esa crisis política, al igual que otros partidos, el Psol se concentra en dar su propia batalla electoral en las municipales de octubre.

En las elecciones nacionales de 2006, el Psol estrenaba su primera campaña presentando a la primera mujer candidata a la presidencia de Brasil, Heloísa Helena. Era la senadora expulsada del PT y compitió con el propio Luiz Inácio Lula da Silva, que fue reelecto sin dificultades.

A Heloísa Helena, sin embargo, no le fue mal. Alcanzó 6,85% de votos y quedó en tercer lugar, algo llamativo para un partido recién estrenado. En aquella campaña, el Psol obtuvo tres bancas en la Cámara de Diputados. Hoy, pasadas otras dos elecciones nacionales, tiene seis de los 513 escaños en esa cámara, una decena de diputados estaduales y la alcaldía de la ciudad de Itaocara, en Río de Janeiro.

Ahora el Psol apuesta a las elecciones municipales de octubre para conquistar alcaldías estratégicas. Para ello cuenta con nombres que ganaron popularidad en la defensa de los derechos humanos y de la ética política. A la alcaldía de la ciudad de Río de Janeiro, por ejemplo, se presenta como candidato el actual diputado estadual Marcelo Freixo, el más votado del estado para el cargo, y cuya actuación como presidente de una comisión parlamentaria de investigación sobre milicias en el estado, en 2007, inspiró el guion de la película Tropa de elite II.

En la ciudad de San Pablo, la actual diputada federal Luiza Erundina compite por la alcaldía y ya figura, según los primeros sondeos, con ventaja frente al actual alcalde, el petista Fernando Haddad, ex ministro de Educación de Lula. No obstante, otra mujer es la figura más destacada del partido. La gaúcha Luciana Genro, que se postula a la alcaldía de Porto Alegre, debuta como preferida en todos los escenarios previstos por la primera encuesta de intención de voto elaborada por el Instituto Methodus en la capital del Rio Grande do Sul.

Genro ya había sido candidata a alcaldesa, pero logró una nueva proyección al competir como candidata del Psol a la presidencia en las elecciones de 2014. En aquella campaña se destacó en los debates televisivos y su figura ganó presencia en las redes sociales, pero su aparente popularidad no se tradujo en votos, por lo que terminó en cuarto lugar, con menos de 2% de apoyo.

En diálogo con la diaria, Genro reconoció que la proyección nacional de 2014 influyó en la actual disputa municipal. “En Porto Alegre yo tuve 7% de los votos, lo que demuestra un electorado muy fiel, que votó por mí independientemente de la posibilidad de victoria, y eso aumenta con la chance real de victoria”, dijo.

También el presidente del Psol, Luiz Araújo, es optimista respecto de las elecciones de octubre. “Pretendemos lanzar candidatos en 1.000 municipios, en todas las capitales y ciudades medianas. Será el año en el que tendremos más candidatos”, dijo a la diaria. A su juicio, la expectativa es “generosa ante la crisis política”, y el Psol tiene “grandes chances de gobernar ciudades centrales” que le permitan mostrar su gestión. Agregó: “Una parte del electorado ve en el Psol una alternativa de izquierda. Estamos reconstruyendo en el imaginario de la población la posibilidad de que la izquierda gobierne de manera diferente a la derecha”.

El doctor en Ciencias Políticas David Fleischer, profesor emérito de la Universidad de Brasilia, considera que Genro no llegará a ser electa alcaldesa de Porto Alegre, teniendo en cuenta sus anteriores derrotas en la misma disputa. Referente en el sistema electoral y los partidos políticos de Brasil, Fleischer prefiere aguardar otros sondeos para analizar mejor el panorama en la capital gaúcha. Sin embargo, cree que el Psol tiene buenas posibilidades de atraer a una franja de los descontentos con el PT. “Se trata de una nueva alternativa entre las izquierdas, porque el Partido Comunista de Brasil, por ejemplo, está intrínsecamente conectado con el PT, mientras que la Rede de Marina Silva no es tanto un partido de izquierda, sino que más bien está centrada en su persona y en la bandera del medioambiente y de la sustentabilidad”, explicó.

“Si el Psol logra elegir más ediles y alcaldes, eso le va a ayudar a conquistar más cargos en las próximas elecciones nacionales, porque el PT va a decaer mucho en representatividad. Algún partido tomará ese espacio que era ocupado por el PT. Está todo el mundo detrás de las sobras del PT”, opinó.

Etiquetas