Ir al contenido

Humor | Viernes 16 • Septiembre • 2016

EL FARO del Final del Mundo

Asociación Rural reconoce que fue un “golpe duro” la divulgación de datos positivos sobre la economía en plena Expo Prado

Los ruralistas aclararon que la recuperación económica no estará presente durante el cierre del evento, ya que “el discurso lo redactamos en 2005”.

Ayer se divulgó la noticia de que el Producto Interno Bruto (PIB) creció 1,4% entre abril y junio en términos interanuales, algo que parecería alejar los temores sobre una posible recesión. El ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, reconoció que el dato le “preocupa”, ya que “estamos en plena discusión de la Rendición de Cuentas, y ahora me van a pedir más dinero que antes. Lo único que falta es que la inflación baje 2 puntos y tenga que terminar dando un aumento para eso de los cuidados a los viejitos y los niños”.

El crecimiento de la economía uruguaya también fue considerado una “mala noticia” en la Asociación Rural del Uruguay (ARU). “Fue un golpe duro, porque estamos en plena Expo Prado, que es cuando hacemos la zafra de críticas al gobierno. El resto del año tenemos que competir con los industriales, y en verano los operadores turísticos prácticamente no le dejan lugar a nadie”, aseguró Ricardo Reilly, presidente de la gremial. Los ruralistas afirman que los últimos 12 años han sido “complicados”, ya que “con la evolución de la economía de los últimos tiempos, que no tiene precedentes en la historia nacional, se nos hace difícil encontrar buenas críticas al gobierno. Cuando la izquierda empezó a acercarse al poder nunca nos imaginamos que iba a ser tan difícil. Zafamos de una recesión, ahora parece que zafamos de otra. ¿Qué se piensan los del gobierno, que tenemos una fuente inagotable de críticas?”.

De todas maneras, Reilly aclaró que los datos sobre el crecimiento del PIB en el segundo trimestre del año no estarán presentes en el discurso de cierre de la Expo Prado. “En la ARU tenemos todo muy bien planificado. El discurso de 2016 lo redactamos en 2005, cuando ganó la izquierda. Quizá los argumentos para las críticas no se condigan mucho con la realidad, pero es el cierre y hay tradiciones que hay que mantener: por algo somos conservadores”. Por otra parte, el dirigente adelantó que el discurso de 2017 girará en torno a la pérdida de competitividad y aseguró que el texto no cambiará “por más que el dólar esté a 89 pesos”.