Ir al contenido

Nacional | Miércoles 07 • Septiembre • 2016

Cajas de herramientas

Mides presentó estrategia de 18 Centros Promotores de Derechos en liceos y UTU.

El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) presentó el lunes la estrategia de los Centros Promotores de Derechos (CPD), una línea de acción que se desarrolla en conjunto con la Administración Nacional de Educación Pública y que tiene como objetivo “sintetizar acumulados de distintas áreas”, como género, discapacidad, diversidad sexual y étnico racial, salud y adolescencia, convivencia, itinerarios, trayectorias y acompañamiento de aprendizajes y pertenencias. Según explicó el director de Promoción Sociocultural del Mides, Federico Graña, actualmente hay CPD en 18 liceos o escuelas técnicas de Montevideo, Canelones y Maldonado. La tarea consiste en la sistematización de las herramientas que ya existen sobre los distintos temas y trasladarlas a cada centro educativo en función de los diagnósticos que se construyen en conjunto con la dirección del centro y los estudiantes. “Ellos seleccionan cuáles son los temas que les gustaría tratar y eso despierta el interés del centro, porque se apunta a solucionar problemas prácticos y concretos”, añadió Graña. “A la educación le exigimos que haga todo, desde que enseñe educación vial hasta que solucione problemas que a veces están vinculados a las ausencias de las familias o a la falta de acompañamiento de los jóvenes. Esa demanda que a veces hacemos a los equipos docentes, creemos que tenemos que trabajarla desde otro lado, acompañar esos procesos, asumir que hay realidades y preparaciones distintas, y que hay acciones que ni siquiera se conocen”, profundizó.

Actualmente se está evaluando esta primera experiencia y planificando cómo expandirla, primero, fuera del área metropolitana. Por otra parte, se está trabajando en una plataforma virtual que contendrá, a modo de “caja de herramientas”, todos estos contenidos elaborados por distintos organismos, así como 50 audiovisuales para trabajar con jóvenes estas temáticas.

“Las buenas prácticas pueden llegar a abatir cuestiones de deserción o mal desempeño, por ejemplo, abordando temas que permitan evitar situaciones de acoso o discriminación; es un aporte para mejorar el desempeño”, explicó Graña.