Ir al contenido

Deporte | Lunes 05 • Septiembre • 2016

Miguel Murillo, de Peñarol, luego del gol a Fénix, el sábado en el estadio Campeón del Siglo. Foto: Santiago Mazzarovich

Empezó a rodar

Victoria aurinegra sobre Fénix.

Peñarol obtuvo el sábado su primera victoria en el Uruguayo Especial, tras imponerse 2-0 a Fénix en el estadio Campeón del Siglo. El resultado final del partido reflejó en buena medida lo expuesto por uno y otro, si bien los capurrenses, al finalizar el partido, manifestaron su molestia con el arbitraje de Jonathan Fuentes, que sobre el final del primer tiempo, cuando los aurinegros estaban 1-0 arriba en el marcador, no cobró un claro penal de Maximiliano Perg sobre el delantero Agustín Canobbio. Las protestas tras la incidencia determinaron la expulsión del zaguero de Fénix Ignacio Pallas.

Más allá de esta polémica, el dominio del partido durante el primer tiempo fue de los carboneros, que tuvieron un buen arranque de partido que se coronó con un golazo del coloniense Nicolás Dibble a los 18 minutos, tras una gran combinación en ataque del debutante Gastón Rodríguez, Junior Arias y Mathías Rodríguez, el nuevo lateral izquierdo formado en el club mirasol y que encontró el lugar tras la partida de Maximiliano Olivera al fútbol italiano. El capitán aurinegro fue Gastón Guruceaga, y además del debut de los Rodríguez, Gastón y Mathías, también vio sus primeros minutos en Primera División Jefferson Quintana, zaguero de 1,92 nacido en Bella Unión, también producto de la cantera aurinegra. Quintana debió ingresar para suplir al brasileño Bressan, que sufrió un desgarro a los cinco minutos del segundo tiempo.

El segundo gol de Peñarol lo convirtió a los 74 minutos el delantero colombiano Miguel Ángel Murillo, quien había ingresado poco antes para reemplazar a Junior Arias. Al igual que el primer tanto del encuentro, fue de una factura técnica interesante, en virtud del pase que le dio el 10. Hernán Novick fue uno de los mejores de la cancha junto con Dibble y el argentino Tomás Costa, el player que se ha mostrado como el diferente del equipo de Jorge da Silva.

El Fénix de Rosario Martínez, que venía de perder con Cerro entre semana, no molestó en ningún momento a Peñarol, pero cuando pisó el área con más peligro le cometieron el ya mencionado penal no sancionado. Además, Guruceaga se hizo gigante en su arco para tapar una pelota de gol que podría haber sido el empate. Después, ya sin Pallas y con un jugador menos, las posibilidades de los de Capurro disminuyeron, y el gol de Murillo liquidó el encuentro.

En la próxima fecha Peñarol -en el marco del impresentable fixture del Uruguayo Especial, que ni por asomo intentó respetar la lógica de que cada equipo juegue, dentro de lo posible, un partido de local y otro de visitante- volverá a ser local en su estadio el sábado con Wanderers y después tendrá una seguidilla de cuatro encuentros como visitante. Fénix, por su parte, será local ante Racing, en un partido en el que intentará sumar sus primeras unidades en el torneo.